#CuéntanosDeTuSanto | A pesar de no ser creyente, el Santo Niño de Atocha le salvó la vida

De León asegura haber visto al Santo Niño de Atocha después de su accidente "Gracias mamita por que tus oraciones llegaron hasta aquí cuidando a tu hijo migrante"
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Muchas personas se han vuelto creyentes después de un suceso que ha parecido casi como un milagro, este fue el caso “de León”, quien a pesar de no ser un fiel creyente del santo que profesaba su madre, le ayudó a salvarle la vida después de un accidente que parecía imposible salir.

De León confiesa que antes de lo sucedido no era religioso ni devoto de ningún santo; sin embargo, el accidente que sufrió le cambió completamente el panorama y ahora es fiel creyente del Santo Niño de Atocha.

Cabe destacar que su historia muy pocas personas lo saben, ya que piensa que lo señalarán de “loco”, pues cuando fue a confesión con el padre de su parroquia, éste lo juzgó a pesar de profesar la religión, persona que se supone que sería el principal creyente de su relato.

De León era migrante en los Estados Unidos que trabajaba en una empresa que construía los “esqueletos” para las casas. El suceso fue el en año 2004, un día ordinario que parecía marchar bien, pues él y sus compañeros se encontraban en su segundo descanso para poder continuar con el arduo trabajo, cuando regresaba para seguir con su jornada, se cayó un poste metálico de alrededor 5 metros de altura y 20 centímetros de ancho, el cual le alcanzó a golpear la cabeza.

Enseguida empezó a derramar chorros de sangre provenientes de la herida que el poste metálico le provocó en su cabeza, al ver el impacto de la lesión, sus compañeros se espantaron y rápidamente consiguieron ayuda con el 911.

“Me dieron los primeros auxilios, me interrogaron para que no perdiera el sentido, pero al parecer ellos se veían mas asustado que yo en ese momento, pues me vieron todo ensangrentado”, dijo De León.

Fue ahí cuando pasó el milagro, después de recibir el fuerte impacto y no parar de sangrar, De León relata que se le apareció el Santo Niño de Atocha, minutos antes de que la ambulancia se lo llevara al hospital para ser atendido lo más antes posible.

“Fue un remolino que duró un suspiro y en un abrir y cerrar de ojos se postró frente a mí, sin decir nada, supe que era él porque mi santa madre es fiel devota de ese santo, y me dije a mi mismo, Gracias mamita por que tus oraciones llegaron hasta aquí cuidando a tu hijo migrante”, contó de León a Conexión Migrante.

A pesar de que no era religioso ni creía en el Santo Niño de Atocha, de León sintió una paz y cama indescriptible y desde ese momento se convirtió en el más fiel devoto por haberle salvado la vida y no permitir que su accidente no pasara a mayores.

Tal vez te interese:  #CuéntanosDeTuSanto | La fe en San Judas Tadeo ayudó a su hija a cruzar la frontera

Después de su aparición, los paramédicos lo llevaron en helicóptero a la Universidad de Maryland, para que doctores pudieran revisarlo lo más pronto posible, pues la herida parecía grave; sin embrago, después de realizarle los estudios y revisiones correspondientes, determinaron que sólo era un pequeño rozón.

De León describe a su historia como sorprendente y algo “chusca”, ya que los paramédicos reportaron a los doctores que necesitaban cubrir con puntadas, seis pulgadas de la herida, cuando en realidad, solo eran necesarios seis puntadas”.

“Siempre estaré eternamente agradecido con el Santo Niño de Antorcha por haber intercedido por mí”, mencionó.