¿Sabías que hoy se celebra la Presentación de la Virgen María?

Presentación de la Virgen María en el Templo. | Imagen: ACI Prensa.
Cada 21 de noviembre la Iglesia celebra la Presentación de María en el Templo. Ese día, la Virgen se consagró a Dios sin saber que sería madre de Su hijo. Un texto de ACI Prensa.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cada 21 de noviembre, la Iglesia celebra la memoria de la Presentación de la Santísima Virgen María en el templo.

En esta fecha se recuerda el episodio según el cual San Joaquín y Santa Ana llevaron a María, su hija, al templo de Jerusalén. En ese entonces, la Virgen María tenía tres años.

Sus padres la llevaron al templo para que la instruyeran en la la religión del pueblo de Israel. Allí la recibió el Sumo Sacerdote junto a otras doncellas.

De esta manera, desde muy niña, María aprendería el valor y el sentido de las promesas de Dios sobre la llegada del Mesías.

Asimismo, la fecha evoca la consagración que María hizo de sí misma a Dios. Esta entrega prefigura su concepción inmaculada y se fue desarrollando durante toda su vida, siempre en sintonía con el Espíritu Santo. Por eso, María es la llena de gracia.

Tal vez te interese:  Las oraciones del Papa Francisco a la Virgen María

¿Por qué celebramos a la Virgen María en esta fecha?

El origen de esta celebración se remonta a la dedicación de la iglesia de Santa María en la Nueva en Jerusalén, en el año 543. Ciertamente, en el siglo VI ya se celebraba la Presentación de la Virgen en la Iglesia de oriente.

Pero es recién en 1372 que el Papa Gregorio XI empezó a celebrar la Presentación de María en Avignon cada 21 de noviembre. Posteriormente, el Papa Sixto V la extendería a toda la Iglesia incorporándola al calendario litúrgico.

El 21 de noviembre de 1953, el Papa Pío XII instituyó este día como la “Jornada Pro Orantibus” en honor a las comunidades religiosas de clausura.

Por ello, el Papa Francisco en 2014 animó a que sea “una ocasión oportuna para agradecer al Señor por el don de tantas personas que, en los monasterios y en las ermitas, se dedican a Dios en la oración y en el silencio activo, reconociéndole aquella primacía que sólo a Él le corresponde”.

Texto de ACI Prensa.