San Antonio María Claret nació en Sallent, en Barcelona (España), en 1807
San Antonio María Claret nació en Sallent, en Barcelona (España), en 1807

“Oh Virgen y Madre de Dios… soy hijo y misionero vuestro, formado en la fragua de vuestra misericordia y amor”, solía decir San Antonio María Claret, cuya fiesta se celebra cada 24 de octubre.

San Antonio María Claret nació en Sallent, en Barcelona (España), en 1807. En su juventud fue obrero textil y es considerado el patrón de los tejedores. Desde pequeño se destacó por su amor a la Eucaristía y a la Virgen.

Un día, estando en la playa con unos amigos, se puso a refrescar los pies. Entonces vino una ola gigantesca que lo arrastró mar adentro. Al no saber nadar y cuando se empezaba a ahogar, gritó: “Virgen Santa, sálvame”. De pronto estaba en la orilla y con la ropa totalmente seca.

Más adelante ingresa al seminario y es ordenado sacerdote. Su deseo de ser misionero lo lleva a las Islas Canarias y luego a Cuba, donde fue Arzobispo de Santiago. Allí trabajó buscando sembrar el amor y la justicia contra la discriminación racial y la injusticia social. Esto le trajo algunos enemigos.

Tal vez te interese:  Papa Francisco canonizó a Pablo VI, Monseñor Romero y otros cinco nuevos santos

Fue herido por un sicario a sueldo que quiso cortarle el cuello con un cuchillo, pero sólo le cogió parte del rostro y el brazo derecho. Posteriormente retornaría a España, después de haberse ganado el cariño de los cubanos.

Era muy devoto de la Virgen y rezaba constantemente el Santo Rosario. “Rezadle el Santo Rosario todos los días con devoción y fervor y veréis como María Santísima será vuestra Madre, vuestra abogada, vuestra medianera, vuestra maestra, vuestro todo después de Jesús”, decía.

En su vida fundó la Comunidad de Misioneros del Corazón de María, hoy llamados Misioneros Claretianos, y a las Misioneras Claretianas.

Texto de ACI Prensa

Comentarios

comentarios

- Publicidad -