19 de junio de 2024
DOLAR: $18.39
Search
Close this search box.
19 de junio de 2024 | Dolar:$18.39

¡Salvador ya tiene silla de ruedas!

Salvador Díaz (en medio) acompañado por Gustavo y Ana Laura, de DUL. Salvador ya tiene nueva silla de ruedas, pero aún requiere tu apoyo, paisano, para sus medicamentos y para sus necesidades cotidianas en lo que encuentra un empleo (Foto: Conexión Migrante).

El peregrinar de Salvador Díaz comenzó en abril. Un vuelo procedente de Estados Unidos lo deportaba a la Ciudad de México tras 48 años de vivir del otro lado del río Bravo.

Cuando su familia se mudó a EEUU, él tenía solo cuatro años de edad. Por lo tanto, no conocía México. No tenía familia en su tierra natal ni documentos de identificación. Y su caso era muy particular: Salvador está en silla de ruedas desde hace más de una década, cuando padeció la llamada “Fiebre del Valle”.

Desde su llegada a México, Salvador fue acogido por el colectivo Deportados Unidos en la Lucha (DUL) en un pequeño albergue que tiene en la colonia Santa María la Ribera, mismo que desaparecerá en breve porque deben dejar ese local.

DUL le consiguió a Salvador una silla de ruedas de traslado para los primeros días, pero no cumplía con sus necesidades básicas. Es pesada y es imposible subirla a los transportes públicos, condición indispensable para asistir a sus citas médicas y para buscar trabajo.

Granos de arena

Una silla de ruedas con las características requeridas por Salvador tiene un costo en el mercado tres veces mayor al de una silla de traslado tradicional. Tras una convocación lanzada por Conexión Migrante, tres donadores (que prefieren mantener el anonimato) y la empresa Aktiva unieron esfuerzos para la fabricación de la silla.

Aktiva es una pyme mexicana cuyos fundadores utilizan silla de ruedas. Ante la escasez en el mercado de alternativas que respondieran realmente a las necesidades de las personas con capacidades especiales, decidieron lanzarse a la fabricación de sillas de ruedas adaptadas a los verdaderos requerimientos de sus usuarios y que pudieran ser fácil y parcialmente desmontables para facilitar los desplazamientos en transporte público.

Tal vez te interese:  ¿Se puede borrar el récord migratorio en EEUU?

Su principio es: una silla de ruedas debe permitir al usuario la máxima funcionalidad, comodidad y movilidad.  Y ésta debe adaptarse a la persona, no la persona a la silla. Ya que una silla inapropiada puede incluso provocar una discapacidad adicional.

Salvador Díaz acaba de recibir su silla de ruedas, pero aún necesita mucho más de ti, paisano. Aquí te contamos.

Casa, trabajo y medicamentos

Como deportado, Salvado se enfrenta a la ineficiencia de las autoridades.  La Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) ofrece públicamente apoyo a los migrantes deportados a México. Pero en el terreno práctico el desinterés y la burocracia privas, y no ha recibido ningún tipo de ayuda financiera del gobierno en su fase de reinserción a la vida en México.

Por otra parte, hay medicamentos que es muy importante que consuma y que no ofrece el Seguro Popular (que es el único servicio médico que tienen actualmente).

Tus donativos de medicamentos (Coumadin, también conocido como Warfarina sódica, de 2.5 mg) o en efectivo son muy valiosos. O tus contactos u ofertas de trabajo (en EEUU trabajaba en temas administrativos y en la logística para la organización de eventos en un centro recreativo).

DUL debe entregar el local en donde actualmente trabaja su taller de serigrafía (operado por deportados) y también el espacio en donde tiene el pequeño albergue que recibe a paisanos retornados a la CDMX que no tienen donde quedarse y que ha sido el hogar de Salvador desde abril. Tu ayuda es importante para él (puedes contactar a DUL en el siguiente correo: deportadosunidosenlalucha @gmail.com).***

Notas relacionadas