24 de abril de 2024
DOLAR: $16.95
Search
Close this search box.
24 de abril de 2024 | Dolar:$16.95

¿Tienes TDAH o solo eres una persona distraída?

¿Tienes TDAH o solo eres una persona distraída? | Foto: Depositphotos.
Todo el mundo tiene episodios de distracción y olvido. Aquí explicamos cómo es que los psiquiatras lo diagnostican clínicamente.

Como la mayoría de los trastornos psiquiátricos, los síntomas del TDAH pueden variar en tipo y gravedad.

“Muchos de ellos son conductas que todo el mundo experimenta en algún momento dado”, explicó Joel Nigg, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón.

Sin embargo, la clave para diagnosticar el padecimiento es determinar si es grave o extremo, y si interfiere en la vida de las personas.

Tal vez te interese:  La salud mental de las personas migrantes

¿Por qué no se suele diagnosticar el TDAH en adultos?

Casi el 4% de los adultos en USA tienen síntomas para afirmar que tienen TDAH, pero solo 1 de cada 10 recibe el diagnóstico y el tratamiento correspondiente.

En comparación, a un 9% de los niños se les ha diagnosticado el trastorno, y tres cuartas partes reciben medicamento o terapia.

“Uno de los motivos de la falta de diagnóstico en adultos es que cuando las personas piensan en el TDAH, suelen imaginar a un niño que no puede quedarse quieto y es problemático”, comentó Deepti Anbarasan, profesora clínica asociada de Psiquiatría en la Escuela Grossman de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Pero esos síntomas estereotípicos de hiperactividad sólo están presentes en el 5% de los casos en adultos, señaló.

En cambio, síntomas como el olvido, la dificultad para concentrarse u organizarse y la procrastinación son más comunes en adultos.

“Con los adultos, los problemas a menudo no son necesariamente de hiperactividad o impulsividad, sino más bien de funcionamiento ejecutivo, es más sutil”, aclaró Anbarasan.

También podría diagnosticarse erróneamente como otro trastorno psiquiátrico.

Por ejemplo, es común que las personas con TDAH tengan problemas para regular sus emociones, pueden enojarse muy rápido o sufrir altibajos emocionales dramáticos,  sentir un exceso de preocupación y ansiedad.

Como resultado, a muchos adultos se les pudo haber diagnosticado depresión o ansiedad cuando el problema de fondo era el TDAH.

¿Cómo se diagnostica el TDAH en adultos?

Existen tres preguntas principales que todo psiquiatra te hará para ayudar a determinar si lo que tienes es un nivel normal de falta de atención u olvidos momentáneos o si padeces TDAH.

  • ¿Cuántos síntomas tienes?
  • ¿Los has tenido desde la niñez?
  • ¿Afectan dos o más áreas de tu vida?

“Las dos últimas son de particular utilidad para determinar si alguien recibirá el diagnóstico”, comentó Craig Surman, psiquiatra que dirige el Programa de Investigación de TDAH en Adultos en el Hospital General de Massachusetts.

Una persona debe tener cinco de los nueve síntomas que aparecen en el manual oficial de diagnóstico psiquiátrico para definirse como TDAH.

Dependiendo de los resultados de estos síntomas, hay tres tipos de este trastorno:

  • Combinada.
  • Predominantemente inatenta.
  • Predominantemente hiperactiva-impulsiva.
Tal vez te interese:  5 recomendaciones para tener salud emocional y mental

¿Qué opciones hay si recibes el diagnóstico?

La buena noticia es que el TDAH es bastante fácil de tratar, los medicamentos estimulantes como el Ritalin o el Adderall sirven para ayudar a las personas a enfocar su atención. 

Estos medicamentos pueden ayudar a las personas a concentrarse sin muchos de los efectos secundarios desagradables de los estimulantes, como dificultades para dormir o falta de apetito.

Los tratamientos no farmacológicos, como el entrenamiento o la terapia conductual, también pueden ayudar. 

Estas técnicas ayudan a las personas a comprender cómo el TDAH afecta su vida diaria y les facilita estrategias para enfrentar esos problemas.

Independientemente del plan de tratamiento que te recomienden, es importante que lo tomes en serio, si no se trata, puede conducir a un mayor riesgo de muerte prematura, ya sea por accidente o por suicidio.

Notas relacionadas