12 de julio de 2024
DOLAR: $17.83
Search
Close this search box.
12 de julio de 2024 | Dolar:$17.83

¿Mintió la abuelita mexicana abandonada por sus 16 hijos?

¿Mintió la abuelita mexicana que tuvo 16 hijos y la abandonaron? | Foto: Especial.
Después de que se hizo viral el video de la abuelita mexicana abandonada por sus 16 hijos, sus nietos la tacharon de mentirosa...

¿Te acuerdas de la abuelita mexicana que se hizo viral en redes sociales porque la abandonaron sus 16 hijos? Su historia conmovió a miles de personas porque donde comía era precario.

La abuelita mexicana tiene 97 años y fue entrevistada por el creador de contenido Jaime Toral. En el video cuentan que la señora come frijoles y nopales porque es para lo único que le alcanza.

Tal vez te interese:  Abuelita mexicana llora por el abandono de sus 16 hijos

Sus nietos salieron a reclamar porque sí conviven con ella. La abuelita mexicana Isabel Méndez Jiménez tiene ocho hijos y dinero para llevar una vida digna. Además, le celebran cada cumpleaños con una fiesta.

“A ella le gusta vivir sucia. Siempre le festejamos su cumpleaños, le damos de comer, la visitamos”, dijo la nieta en un video.

Asimismo, una de sus nietas aseguró que la abuelita mexicana tiene varios negocios donde obtiene dinero, por lo que no comer solo nopales con frijoles. La tachó de una mujer “ambiciosa”.

En el video, se escucha que sus nietos dicen que “jugó con todos” al decir mentiras en el video que se hizo viral.

Isabel vive con una pareja sentimental, una persona de 65 años a quien le dio hospedaje después de “que quedó huérfano”, según dijo su nieta.

Tal vez te interese:  ICE no se tienta el corazón y deporta a abuela mexicana

Gente defiende a la abuelita mexicana abandonada por sus 16 hijos

En redes sociales, hubo varios comentarios a favor de la abuelita mexicana. Algunas de las reacciones fueron:

“Si la abuelita tuviera todo, como dice la nieta, su casa no fuera de palos y techo viejo, ella anduviera bien vestida. Viviera en una casa con comodidades”.

“Su forma de vivir, su pobreza, su vestimenta, su edad y su agilidad al cocinar y cuidar de sus animalitos, solo demuestra que dice la verdad”.

“Los gestos de la abuela y su agradecimiento demuestran lo contrario. Creo en ella”.

Notas relacionadas

Notas
Relacionadas

Más Noticias