21 de junio de 2024
DOLAR: $18.41
Search
Close this search box.
21 de junio de 2024 | Dolar:$18.41

La Asociación Nacional del Rifle pide que no hayan más regulaciones en la compra y venta de armas en Estados Unidos

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) denunció una ley en California por la cual se atrasaba la entrega de armas hasta por 10 días.
El mensaje general expuesto por orador tras orador en la reunión de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) fue que no hay necesidad de más regulaciones que rijan la compra de armas en Estados Unidos.

A tres días de la masacre de 19 estudiantes de primaria y dos de sus maestros y a 500 kilómetros de distancia del lugar de la tragedia, la organización de derechos de armas más poderosa de Estados Unidos inauguró su reunión anual el viernes en Houston.

Con la nación aún en pura emoción por el trauma infligido por un adolescente armado que usó un rifle semiautomático de estilo militar para llevar el horror a la pequeña ciudad de Uvalde, Texas, la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) llenó el Centro de Convenciones George R. Brown con lo que anunciaba como “14 acres de armas y equipo”.

La organización también recibió a algunos de sus líderes y simpatizantes de más alto perfil, incluido el expresidente Donald Trump, el vicepresidente ejecutivo y director ejecutivo de la NRA Wayne LaPierre y, en representación de Texas, el senador Ted Cruz y el gobernador Greg Abbot. El gobernador, que tenía programado para hacer una aparición en vivo, anunció después de la masacre que, en cambio, haría comentarios pregrabados.

El mensaje general del día, recalcado por orador tras orador, fue que no hay necesidad de más regulaciones que rijan la compra de armas en Estados Unidos. Más bien, dijeron, las escuelas deberían ser “reforzadas” con guardias armados y otras salvaguardias, y deberían tomarse más medidas para encarcelar a los delincuentes e identificar a los enfermos mentales.

Llamadas para reprogramar ignoradas

La reunión continuó a pesar de los llamados de muchos críticos para cancelarla por respeto a las víctimas de Uvalde. Si bien esas demandas no se cumplieron, la proximidad de la reunión a los asesinatos, tanto en tiempo como en lugar, pareció hacer que varios oradores programados reconsiderarán sus planes.

El senador por Texas John Cornyn y el congresista por Texas Dan Crenshaw, ambos programados para hablar, anunciaron conflictos de programación. El vicegobernador de Texas, Dan Patrick, un partidario vocal de los derechos de las armas, también se retiró de una aparición.

Varios invitados musicales que tenían programados entretener a los asistentes, incluidas las estrellas de la música country Lee Greenwood y Larry Gatlin, también se retiraron después de la tragedia.

Estableciendo el tono

LaPierre, en sus comentarios iniciales, reconoció que los tiroteos masivos, como el de Uvalde, causan “un dolor inimaginable y desgarrador” y “nunca deberían volver a ocurrir”.

Pero LaPierre también marcó la pauta para el resto de la reunión, argumentando que no hay necesidad de restricciones adicionales sobre la posesión de armas. En cambio, pidió aumentar la seguridad alrededor de las escuelas en los Estados Unidos, reparar el sistema de salud mental “roto” del país y encarcelar a más delincuentes.

También pintó una imagen oscura de Estados Unidos, afirmando que “monstruos viles llenos de odio caminan entre nosotros” e insistiendo en que los ciudadanos armados son necesarios para defenderse de un “elemento criminal malvado que azota a nuestra sociedad”.

Dijo: “No puede haber libertad, ni seguridad, ni seguridad sin el derecho de los respetuosos de la ley a portar armas para la autodefensa”.

Hablan funcionarios de Texas

En sus comentarios, Abbott argumentó que leyes adicionales sobre armas no habrían hecho una diferencia en Uvalde.

“Hay miles de leyes en los libros en todo el país que limitan la posesión o el uso de un arma de fuego”, dijo Abbott. “Leyes que no han impedido que los locos cometan actos malvados contra personas inocentes en comunidades pacíficas”.

Cuando Cruz subió al escenario, reconoció la “oscuridad aplastante” que sintió por la masacre de Uvalde. También enumeró los diversos sitios de tiroteos en Texas que ha visitado desde que asumió el cargo, y nombró ejemplos de asesinatos en masa en Dallas, Sutherland Springs, Santa Fe, El Paso y las ciudades de Midland y Odessa. Cada uno, dijo, era “la imagen del horror”.

Sin embargo, al igual que LaPierre y otros en el evento, Cruz dijo que más restricciones a la posesión de armas de fuego no son la respuesta a la violencia armada, y señaló que las ciudades con leyes de armas estrictas, como Chicago, Baltimore y Washington, sufren altas tasas de homicidios con armas de fuego.

En cambio, para contrarrestar específicamente los tiroteos en las escuelas, pidió que cada escuela tenga un único punto de entrada atendido por “múltiples policías armados”.

Cruz también criticó a los medios y le dijo a la multitud de miembros de la NRA: “Los medios los culpan a ustedes, los millones de miembros de la NRA, por estos crímenes”.

Trump llama a armar a los maestros

El expresidente Trump comenzó sus comentarios leyendo el nombre de cada una de las personas asesinadas en Uvalde, con el sonido registrado de una campana después de cada nombre.

Luego se volvió para atacar a los líderes políticos que dijeron que la masacre en Uvalde debería impulsar la acción para restringir el acceso a las armas, diciendo: “lamentablemente, antes de que el sol se pusiera en el horrible día de la tragedia, fuimos testigos de un desfile ahora familiar de políticos cínicos” buscando explotar las lágrimas de las familias que lloran para aumentar su propio poder y arrebatarnos nuestros derechos constitucionales”.

Tal vez te interese:  4 medidas para reforzar controles de armas de fuego fantasma en USA

En un discurso que duró unos 50 minutos, Trump abordó muchas de las mismas ideas que los oradores que lo precedieron y, en ocasiones, se desvió de los temas relacionados con las armas hacia comentarios políticos más amplios.

Pero, más que cualquiera de los otros oradores del viernes, abogó por armar a los maestros estadounidenses.

Como parte de los planes de seguridad más amplios, dijo, “es hora de finalmente permitir que los maestros altamente capacitados lleven armas en la escuela de manera segura y discreta”. “Déjelos hacer eso. Sería mucho mejor y mucho más efectivo, incluso desde el punto de vista de los costos”.

(Nota con información de VOA)

Notas relacionadas