Mexicana baleada en la cabeza por la Patrulla Fronteriza demanda a USA

Foto: Patrulla Fronteriza de Estados Unidos
Marisol García recibió el disparo de la Patrulla Fronteriza en junio de 2021 mientras viajaba en un vehículo con otros migrantes | Con información de The Guardian
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Después de recibir y sobrevivir a un disparo en la cabeza de un agente de la Patrulla Fronteriza, los abogados de la mexicana Marisol García Alcántara presentaron una demanda contra el Gobierno de Estados Unidos.

Marisol García recibió el disparo el 16 de junio de 2021 después de haber ingresado irregularmente por Nogales, Arizona; entrevistada por la agencia de noticias AP, la mujer de 37 años dijo que desea saber por qué le dispararon.

Tal vez te interese:  ¿Viste una luz azul en el desierto? Pon atención porque puede salvarte la vida
Tal vez te interese:  Así es como se ven los vehículos de la migra, no te dejes engañar

“Estoy buscando justicia, quiero una disculpa de esa persona y ayuda para la atención médica y la medicina porque no puedo trabajar”, declaró. La demanda es un primer recurso necesario para que la mexicana pueda presentar una acción civil ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Tucson.

Marisol García recibió el disparo encima de su ojo izquierdo y medio año después aún tiene fragmentos del proyectil en su cerebro. Además, todavía sufre pérdida de memoria, mareos y dolores de cabeza.

CBP se rehúsa a dar información sobre el incidente de la Patrulla Fronteriza

Cuestionados por AP, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) dijo que no podía comentar nada sobre el caso de Marisol García porque aún era investigado por la Oficina de Responsabilidad Profesional.

Por otro lado, hasta el momento no se ha revelado la identidad del agente.

Aunque las autoridades insisten que el caso continúa siendo investigado, Marisol García dijo que los funcionarios estadounidenses nunca la interrogaron.

“Nadie investigó”, dijo. “Regresé a México sin hacer una declaración”.

La mujer viajó a mediados de año a Estados Unidos para visitar a su madre y buscar trabajo; poco después de llegar viajaba en una camioneta en Nogales, Arizona, junto a otras personas.

De acuerdo con su testimonio, escuchó una sirena, sintió dolor en la cabeza y su visión se nubló mientras la gente en el vehículo atendía su herida.

García fue llevada de urgencia a un hospital cercano y luego fue trasferida en helicóptero a otro en Phoenix, donde la operaron esa noche. Después de pasar dos días en Phoenix fue enviada a un centro de detención durante varias semanas hasta que la enviaron de regreso a México.