¿La eliminación del metering afecta a las peticiones de asilo en USA?

Foto: Reuters / Voz de América
Si bien los agentes fronterizos no pueden rechazar a los solicitantes de asilo, existen dos medidas que dejan en un limbo a los migrantes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Si bien, la anulación del metering, una de las peores políticas contra los solicitantes de asilo implementadas por el expresidente Donald Trump, es una buena noticia para los migrantes, hay que recordar esta no era la única política que dificulta a las personas convertirse en asilados.

Dicha medida permitía a los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) impedir que los solicitantes de asilo cruzaran la frontera. Esto quiere decir que los migrantes debían esperar en México hasta que tuvieran lugares disponibles para atender su petición de asilo.

Tal vez te interese:  6 organizaciones que pueden ayudarte a pedir asilo en Estados Unidos
Tal vez te interese:  Asilo y deportaciones en USA; la frontera aún está cerrada para muchos migrantes

El memorándum presentado por el gobierno Biden especifica que:

  • Los agentes deben permitir a los migrantes permanecer en la fila para ser procesados en los puertos de entrada
  • No se les puede rechazar, enviar a otros puertos o enviarlos de regreso sin haberlos procesado

Sin embargo, existen dos obstáculos adicionales para los migrantes:

  1. El programa Quédate en México
  2. La pandemia y el Título 42

¿Quédate en México y el asilo?

Aunque el presidente Biden suspendió el programa Quédate en México desde el inicio de su administración, en agosto la Suprema Corte dijo que esta cancelación era ilegal y le obligó reactivarlo.

De momento, el gobierno ha retrasado su implementación, sin embargo, se espera vuelva a operar a mediados de noviembre. Recordemos que este programa obliga a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras se procesa su petición de asilo.

El Título 42 y la crisis sanitaria

Desde el pasado 20 de marzo de 2020, la CBP comenzó a “expulsar” a las personas que llegaban a la frontera sur EE.UU. por motivos de salud. No importaba si llegaban a los puertos de entrada o su petición era justificada, por motivos de salud se suspendieron todos los ingresos.

Dicha medida fue presentada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y afecta a las personas que normalmente serían detenidas por CBP.

¿Qué es el metering?

El metering es una política que permitía a las autoridades limitar la cantidad de solicitudes de asilo que recibían en la frontera con México. Básicamente, los agentes podían negarse a recibir a las personas y enviarlos a otras puertas de entrada.

Los agentes de la sólo tenían que decir que les faltaba capacidad para poder negarse a inspeccionar y procesar a los solicitantes de asilo. Esto obliga a las personas a esperar semanas o meses en México para poder tener la oportunidad de comenzar su proceso de asilo.

Aunque el metering comenzó a aplicarse en 2016, fue hasta 2019 cuando el expresidente Trump lo implementó de forma generalizada, esto permitió que se rechazaran a miles de personas que solicitaron protección en la frontera.

En la mayoría de los lugares, los solicitantes de asilo rechazados por la CBP tenían que anotarse en una “lista” mantenida por una persona o grupo en el lado mexicano de la frontera y esperar por un turno para que su petición se procesara.

Una vez que llegaba su turno tenían que viajar al puerto de entrada y comenzar su proceso de asilo. Sin embargo, haber esperado no les daba ninguna garantía de que pudieran ingresar a Estados Unidos.

De acuerdo con el American Immigration Council, algunas de las personas afectadas por el metering también fueron afectadas por el programa de Protocolos de Protección al Migrante (MPP), también conocido como “Quédate en México” y enviadas de regreso a México para que esperaran mientras se resolvía su caso.