Organizaciones expondrán los abusos de México hacia los migrantes

Foto: Cortesía Pueblo sin Fronteras
Durante los últimos años México ha colaborado con Estados Unidos para frenar el paso de los migrantes y negarles derechos humanos como el asilo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Aunque México tiene la capacidad para atender y dar protección a los migrantes en situación de movilidad, instituciones como el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional (GN) han apostado por la represión, contención y deportación de personas que sólo buscan protección, denunciaron grupos pro inmigrantes.

Para acabar con estas prácticas, organizaciones civiles, redes y colectivos de México y Centroamérica lanzaron la campaña #ProtecciónNoContención.

Tal vez te interese:  Estas son las oficinas de ACNUR en México que apoyan a quienes buscan asilo y refugio
Tal vez te interese:  Estas son las facilidades y razones para contratar a una persona refugiada

A través de esta campaña servirá para denunciar y poner fin a la represión y garantizar el derecho a la solicitud de asilo. Será este martes 26 de octubre de 2021 cuando todos estos grupos presentarán su denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

La audiencia “Protección de personas en movilidad humana en Estados Unidos, México y Norte de Centroamérica” se transmitirá en vivo en los canales de la CIDH a las 3:00pm.

Finalmente, desde la campaña #ProtecciónNoContención, las organizaciones piden solidaridad y hospitalidad para hacer más digno el caminar de:

  • Mujeres
  • Hombres
  • Niñas, niños y adolescentes

Pues ninguna ley mexicana avala las represiones y detenciones migratorias, la separación familiar y las deportaciones arbitrarias cometidas por el INM y la Guardia Nacional.

¿Cuáles han sido los abusos de México contra las personas migrantes?

En los últimos tres años, México ha colaborado con Estados Unidos para limitar la protección de las personas migrantes y solicitantes de asilo.

Esto se ha visto ha quedado manifiesto a través de acciones como:

  • La externalización de los asuntos migratorios de Estados Unidos.
  • La militarizando la política migratoria mexicana.
  • El criminalizar a las personas que buscan protección.

México permite a las personas migrantes regularizar su situación migratoria por razones humanitarias, residencia temporal o por reunificación familiar y de solicitar asilo.

A pesar de esto, en marzo de 2020 México aceptó participar en la política de expulsiones por motivos de “salud pública”, el Título 42.

Con esta medida, México se comprometió a recibir a 100 personas a diario, las cuales son originarias de Centroamérica -con excepción de aquellas vulnerables a la Covid-19, como mujeres embarazadas y niñez-.

Adicionalmente, en agosto de 2021 se registraron la llegada de vuelos a Villahermosa, Tabasco, y Tapachula, Chiapas, con migrantes centroamericanos expulsados de EE.UU.

Una vez llegaban a territorio nacional, estas personas eran enviadas a la frontera con Guatemala, vía terrestre, por agentes del INM y la Guardia Nacional. No se les proporcionó información sobre su derecho a solicitar asilo en México.

La mayoría de esta población fue expulsada por puntos ciegos en la frontera con Guatemala a altas horas de la noche.

A esta acción se han sumado las deportaciones que lleva a cabo el INM desde estaciones migratorias del centro y norte del país, incluso de personas con estancias por razones humanitarias o que han sido reconocidas como refugiadas en México.

Ante estas violaciones a los derechos humanos y los acuerdos internacionales suscritos por México, las organizaciones alistan sus denuncias de los abusos cometidos por México hacia las personas migrantes.