Oración para iniciar el mes y consagrarte al Inmaculado Corazón de María

Esta oración para iniciar el mes también te permite consagrarte al Inmaculado Corazón de María. | Foto: Pixabay.
Esta oración para iniciar el mes puede complementar tus peticiones a la Divina Trinidad. Rézala en familia y acompáñala con una veladora.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Siempre agradecemos a Dios por el mes que terminó y le pedimos que nos acompañe en los días que vienen. Es por eso que hoy te presentamos una oración para iniciar el mes.

Con esta oración también puedes consagrarte al Inmaculado Corazón de María. Esta es una devoción que nos conduce a la vida interior de la Virgen y que abarca sus virtudes, gozos y tristezas. En parte, todos ellos se enumeran en el rezo del Santo Rosario y su letanía.

Puedes acompañar esta oración para iniciar el mes encendiendo de una veladora al Inmaculado Corazón de María o también a la Divina Providencia. Esto es una costumbre entre los católicos.

Con ello, damos gracias a Dios por las bendiciones en el hogar y pedimos que no deje de acompañarnos a lo largo de los próximos días.

Tal vez te interese:  ¿Qué es el Inmaculado Corazón de María?

Oración para consagrarse al Inmaculado Corazón de María:

María, dulce madre nuestra, nos encomendamos
en este mes que comienza a tu amorosa protección e intercesión.
Ruega por nosotros ante tu Hijo Jesús para que nos conceda
un corazón semejante al tuyo y al suyo, sin divisiones, sin engaños,
movido únicamente por el amor y el deseo ardiente
de vivir la voluntad del Padre, de acoger su Palabra y hacerla vida.

Tal vez te interese:  Oración a la Divina Providencia para iniciar el mes

Muéstranos el camino que tú seguiste como madre y discípula
de tu bienamado Hijo, para que a lo largo de este mes que comienza
podamos como tú, decir al Padre con toda la fuerza de nuestro corazón ¡hágase
en mí según tu Palabra!

A ti consagramos nuestros esfuerzos para que los presentes a tu Hijo y él
los lleve hasta el Padre en el poder del Espíritu. Amén.

Desde la Fe