El día que tuvieron que esconder la Tilma de la Virgen de Guadalupe en un ropero

La Sagrada Tilma de la Virgen de Guadalupe, en la Basílica. | Foto: Cathopic.
La imagen de la Virgen de Guadalupe tuvo que ser protegida durante la Guerra Cristera en México. Para ello, tuvieron que hacer una copia de la Tilma.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Hay varias historias sobre la Sagrada Tilma de la Virgen de Guadalupe. Una de las más conocidas ocurrió en 1926, durante la persecución religiosa en México instrumentada por el gobierno.

Ese año, por seguridad y tras diversas amenazas recibidas, tuvieron que sacar la Tilma de la Virgen de la Basílica de Guadalupe. Ana Rita Valero, doctora en antropología por parte de la UNAM, cuenta que durante la persecución los ataques a los templos eran comunes.

“Estaba por publicarse una ley oficial que obligaría a los ministros de culto a abandonar la Basílica. Tomando en cuenta que eran comunes los ataques contra inmuebles de la Iglesia e imágenes sagradas, el abad don Feliciano Cortés determinó que era conveniente sacar la Tilma y ocultarla”.

Tal vez te interese:  ¿Por qué estar más cerca de la Virgen de Guadalupe en tiempos díficiles?
"Santa María de Guadalupe a la luz de la historia", un libro de Ana Rita Valero que narra diversos hechos en torno a la Morenita del Tepeyac. Foto: Vladimir Alcántara / Desde la Fe.
“Santa María de Guadalupe a la luz de la historia”, un libro de Ana Rita Valero que narra diversos hechos en torno a la Morenita del Tepeyac. Foto: Vladimir Alcántara / Desde la Fe.

¿Cómo escondieron la Sagrada Tilma?

La estrategia para conservar la Tilma de la Virgen de Guadalupe fue hacer una copia de la imagen. El maestro Rafael Aguirre realizó una réplica que pusieron en el marco de la Sagrada Tilma.

La original se protegió con telas de seda y jerga gruesa. La pusieron en el doble fondo de un pequeño ropero para sacarla y burlar el operativo antirreligioso que instaló el gobierno en el Tepeyac.

“Ante el peligro de sacarla por la puerta frontal se hizo un orificio en el muro que colindaba con el convento de las Sacramentarias”, cuenta Ana Rita Valero. Agrega que sacaron la Tilma y la colocaron “en un desvencijado camión de mudanzas, lleno de tiliches con rumbo a su resguardo temporal: una casa en el Centro de la Ciudad”.

Tres años después, terminada la Guerra Cristera, la imagen regresó a la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

Este y otros relatos históricos están en el libro Santa María de Guadalupe a la luz de la historia. Con ellos puedes comprender la trascendencia del Acontecimiento Guadalupano en las distintas etapas de México.

Desde la Fe