¿Quién es el Espíritu Santo revelado en Pentecostés? Un obispo nos explica

El Espíritu Santo es el Padre y el Hijo acompañándonos siempre. | Foto: Cathopic
En la Última Cena, Jesús anunció que el Espíritu Santo llegaría para auxiliar a la humanidad. Sin embargo, no todos escuchan su llamado. Un texto de ACI Prensa.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¿Quién es el Espíritu Santo que Jesucristo nos reveló en Pentecostés? El Obispo de San Sebastián (España), Mons. José Ignacio Munilla, responde a esta pregunta como parte de sus reflexiones sobre el Compendio del Catecismo.

Este compendio explica lo que es el Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad, de esta forma:

“Es Dios como el Padre y como el Hijo, es uno igual al Padre y al Hijo, y su origen es desde el Padre y desde el Hijo”.

Mons. Munilla resalta que en estas palabras se resalta este vínculo entre las tres personas de la Santísima Trinidad. También recuerda que, después de la Última Cena, Jesús anunció el envío del Espíritu Santo.

Tal vez te interese:  Ocho claves para comprender por qué se celebra Pentecostés

Este Espíritu llega en el momento en que “la humanidad de Jesucristo ha sido glorificada”. Es decir, cuando “Jesucristo ha muerto y ha resucitado”.

“El hecho que Pentecostés tenga lugar después de que Jesús ha muerto, resucitado y ascendido a los cielos, quiere decir que es la humanidad glorificada de Jesucristo. También es la fuente de la que se nos envía el Espíritu Santo, enviado por el Padre y por el Hijo”, indica el Prelado.

El Espíritu Santo: un perfume que nos llena con su aroma

Mons. Munilla también declara que la llegada del Espíritu Santo es como un perfume muy oloroso. Además, dice, este perfume se encuentra perfectamente guardado en un envase hermético. Es por eso que no podemos percibir su aroma.

“Imagínate que alguien coge con fuerza ese frasco de perfume, lo tira al suelo y se rompe el cristal. Entonces ese perfume que estaba dentro difunde su olor por toda la habitación, por toda la casa”, señaló.

Por último, el sacerdote indica que “en la muerte y glorificación de Jesucristo es cuando se infunde el Espíritu Santo a toda la humanidad”. Además, recuerda que el agua que brota del costado de Cristo cuando lo traspasan con la lanza “es imagen del don del Espíritu Santo que procede de Cristo glorificado”.

Tal vez te interese:  ¿Quién es el Espíritu Santo y cómo nos ayuda?

Finalmente, anima a rezar el Credo, pues con él recordamos que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Esta expresión del credo nació en el Concilio de Florencia en el año 1438.

Este concilio explica que “el Espíritu Santo tiene su esencia y su ser a la vez del Padre y del Hijo, y procede eternamente tanto del Uno como del Otro, como de un solo Principio y por una sola espiración”.

Texto de ACI Prensa