Oraciones para quitar vicios y malos hábitos

Te dejamos dos oraciones para liberarte de vicios y malos hábitos. | Foto: Pixabay.
Con estas dos oraciones puedes pedir a Dios que te ayude a superar tus vicios o que ayude a tu familiar a soltarse de esas cadenas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Las adicciones, los vicios y los malos hábitos no sólo afectan a quienes las padecen, sino a sus seres queridos y su círculo cercano. Para superarlos, es necesaria una red de apoyo y fortaleza de nuestros seres queridos. También es necesario estar cerca de Dios.

Esta última es un don del Espíritu Santo que implica reconocer nuestra fragilidad. Con esto, permitimos que Dios actúe en nosotros para enfrentar los problemas.

La Fortaleza es un don que viven muchos grandes santos de la Iglesia. Sin embargo no es exclusivo de ellos, pues es una gracia de todos los cristianos que nos ayuda a afrontar enfermedades, vicios, crisis o problemas laborales.

Estas oraciones tienen como propósito pedir a Dios la fortaleza para superar vicios y malos hábitos.

Tal vez te interese:  5 oraciones por los enfermos para sanar cuerpo y alma

Para superar un mal hábito

Mírame, Dios mío, no merezco Tu Misericordia, mi Redentor
Pero la Sangre que derramaste por nosotros me da la esperanza de alcanzarla.

Muy a menudo Te he ofendido, me arrepiento y he caído otra vez en el mismo pecado.
Dios mío, quiero alejar estos defectos y serte fiel.
Pongo toda mi confianza en Ti. Recurriré a Ti instantáneamente cuando esté tentado.

Hasta ahora he confiado en mis promesas y resoluciones,
y he descuidado encomendarme a Ti en mis tentaciones.
Esta ha sido la causa de mis repetidas fallas.

A partir de hoy, mi Señor, sé Tú mi fuerza y así podré hacer todo,
porque “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.
Amén.

Tal vez te interese:  Dos oraciones para bendecir a los enfermos en la familia

Oración para vencer un vicio

Dios mío, Tú que rompiste las cadenas del Santo Apóstol Pedro,
y lo sacaste de la prisión ileso, suelta el vínculo de Tu sirviente
(decir el nombre de la persona), que se halla en cautiverio con el vicio de (decir el vicio).

Y por los méritos del mismo Apóstol, concédele librarse de esa tiranía.
Quita de su corazón todo excesivo amor al placer y las gratificaciones sensuales
Para que, viviendo con seriedad, justa y piadosamente, pueda gozar de la vida eterna junto a Ti.
Amén.

Desde la Fe.