El 23 de abril celebramos a San Jorge; ¿por qué lo dibujan con un dragón?

Una de las representaciones de San Jorge matando al dragón. | Imagen: Desde la Fe.
Se dice que San Jorge mató a un dragón por salvar a una princesa. En esta historia, muchos creen que el dragón simboliza al demonio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La verdad histórica se confunde entre la leyenda y la realidad en la devoción a San Jorge. Usualmente, a este santo se le representa en su caballo blanco luchando contra un dragón.

Este dragón tiene sus orígenes en la mentalidad del siglo IX. De hecho, su figura pudo haber sido el origen de todos los cuentos de hadas sobre princesas y dragones.

Tal vez te interese:  Hoy es la fiesta de San Jorge, el santo del Papa Francisco
Estampa de San Jorge. | Foto: Cathopic.
Foto: Cathopic.

La leyenda de San Jorge y el dragón

Según la leyenda, el escenario de la historia de San Juan se encuentra en Beirut, en Líbano. De hecho, San Jorge es el santo patrono de esta ciudad.

La historia cuenta que un dragón anidó en la fuente de agua de este lugar, lo que afectó a toda la población. Para apartar al dragón de su nido, los vecinos le llevaban cada día dos ovejas para que las comiera. Sin embargo, con el paso del tiempo esto se transformó en sacrificios humanos.

Un día le tocó el turno de morir a la hija del rey. Pero, cuando estaba a punto de ser devorada por aquel monstruo, llegó San Jorge, príncipe de Capadocia.

Con su lanza, San Jorge mató al dragón y salvó a la princesa. Entonces, los agradecidos ciudadanos abandonaron el paganismo y se volvieron cristianos bajo la influencia del santo.

Algunos interpretan esta leyenda de esta forma: San Jorge es el creyente, el caballo blanco es la Iglesia y el dragón es satanás.

Tal vez te interese:  Estos 14 santos pueden ayudarnos durante la pandemia del coronavirus

¿Cuál es la verdad de este santo?

San Jorge vivió hacia el año 275 y, al parecer, era del linaje de los capadocios, en el marco del Imperio Romano.

Su padre fue Geroncio, un oficial del ejército romano quien, antes de morir, se trasladó a la ciudad de Lydda, en Israel. Allí, su madre llamada Polychronia educó a su hijo en el cristianismo.

Después, cuando San Jorge obtuvo la mayoría de edad se enroló en el ejército imperial. Antes de cumplir los 30 años de edad lo enviaron a Nicomedia como guardia personal del emperador Dioclesiano. En el año 303, dicho emperador autorizó la persecución de los cristianos.

Imagen: Pixabay.
Imagen: Pixabay.

En algún momento de la historia, San Jorge confesó que él también era cristiano. Por ello, el emperador ordenó que lo torturaran para que negara de su fe. Sin embargo, San Jorge se mantuvo firme y terminaron decapitándolo el 23 de abril del año 303.

Enviaron su cuerpo a Lydda para que fuera sepultado. Luego, su culto pasó a África y a occidente y se generalizó desde el siglo IV. La Iglesia de Constantinopla tuvo mucha influencia en esto, pues le dedicó varios altares y templos.

En Francia, por ejemplo, varios pueblos y aldeas están bajo su patronato. Y en Inglaterra se hizo tan popular que, en 1222, un concilio nacional hizo obligatoria su fiesta, la cual llegó a ser tan famosa como la Navidad.

A San Jorge lo han pintado con peleando con el dragón personas como Carpaccio, Donatello y Ravena, entre otros.

San Jorge fue canonizado por el Papa Gelasio I. Entre otros de sus atributos está la Cruz de San Jorge. El texto más antiguo que se conoce sobre él está en el Acta sanctorum, del siglo V.

Desde la Fe.