Dos oraciones para bendecir a los enfermos en la familia

Con estas oraciones puedes bendecir a los enfermos y pedir que recuperen su salud con la ayuda de Cristo. Récenlas todos juntos en familia.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Siempre que una familia católica lo requiera, puede rezar estas oraciones con el objetivo de bendecir a los enfermos en casa. Así lo exige la antigua costumbre de la Iglesia que tiene su origen en la manera de obrar del mismo Cristo y de los apóstoles.

De acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católicala enfermedad puede conducir a la angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces incluso a la desesperación y a la rebelión contra Dios.

Puede también hacer a la persona más madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial para volverse hacia lo que lo es. Con mucha frecuencia, la enfermedad empuja a una búsqueda de Dios, un retorno a Él.

Este proceso es más sencillo si la familia acompaña a sus enfermos y pide por ellos. Por eso, aquí te dejamos dos oraciones para bendecir a los enfermos.

Oración de bendición para los enfermos

Señor, Dios nuestro,
que enviaste al mundo a tu Hijo
para que sobrellevara nuestros sufrimientos
y aguantara nuestros dolores,
te pedimos por los enfermos de nuestra familia;
dales paciencia y fortaleza, reanima su esperanza;
que, con tu bendición, lleguen a superar la enfermedad
y, con tu ayuda, alcancen un completo restablecimiento.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Tal vez te interese:  5 oraciones por los enfermos para sanar cuerpo y alma

Oración para que las personas recuperen la salud

Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
que con tu bendición levantas y fortaleces
nuestra frágil condición,
mira con bondad a este(os) servidor(es) tuyo(s);
aparta de él(ellos) la enfermedad y devuélvele(s) la salud,
para que, agradecido(s), bendiga(n) tu santo nombre.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Los enfermos cristianos facilitan la labor de los que los aman y saben agradecer las atenciones que reciben. Tomemos nuestra enfermedad como una oportunidad para acercarnos más a Dios en la medida en que necesitamos no sólo la salud, sino el consuelo y el auxilio de Su gracia.