Las cadenas de supermercados también se digitalizan en México

Foto: Especial
La principal barrera que trababa que enfrentaba el consumo digital era la desconfianza, los supermercados supieron enfrentar el problema
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los mexicanos en Estados Unidos han podido experimentar de primera mano un proceso de digitalización comercial que viene produciéndose desde hace casi una década. Sin embargo, la situación en México parecía distinta, pues aunque muchas cadenas ya comenzaron a utilizar Internet como canal de ventas, pocas han logrado posicionarlo, los supermercados son los ganadores.

Para nuestra sorpresa, esto cambió por completo con la llegada de la pandemia. Durante este periodo pudimos ver cómo las empresas comenzaron a implementar y desarrollar alternativas digitales para asegurar su operatividad.

Tal vez te interese:  Así puedes inscribir tu negocio para vender en línea

Aunque la mayoría de las tiendas se adentraron en esta estrategia, fueron las cadenas de supermercados las más beneficiadas.

Digitalización de supermercados

Con el objetivo de posicionar sus canales digitales para el consumo, las cadenas de supermercados iniciaron un proceso de digitalización en 3 frentes:

  • Atracción de posibles compradores
  • Concreción de compras por Internet
  • Entrega de productos

De este modo vimos cómo miles de competidores desarrollaban presencia en redes sociales, optimizaban sus tiendas virtuales para simplificar la visualización de productos y precios de descuento, y cimentaban alianzas empresariales para asegurar un delivery rápido y seguro.

Por suerte para el sector privado en proceso de digitalización, la principal barrera que trababa el consumo digital hasta hace poco más de un año, que era la falta de confianza en las compras virtuales, desapareció casi por completo una vez los compradores no tuvieron más opción que comprar por Internet para evitar el virus.

Walmart y Chedraui, las más fuertes

Si bien esta nueva forma de comprar y vender ayudó a buena parte de las empresas que operan en México, lo cierto es que las empresas más beneficiadas parecen haber sido Walmart y Chedraui. A tal grado que estarían entre las que mejor desempeño muestran en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), superando a Liverpool, La Comer y Soriana.

Chedraui se ha enfocado principalmente en la venta de medicinas, juguetería y lencería a través de sus catálogos mensuales. En tanto, los folletos de Walmart han tenido un enfoque mucho más generalizado, siendo posible encontrar no solo alimentos, productos de cuidado personal y decoración a precio de descuento, sino también programas de financiamiento en cuotas para el consumo.

¿Un futuro complejo?

Aunque estas empresas estén manteniendo un crecimiento en México, lo cierto es que el futuro parecería incierto. Y no sólo por la pandemia del coronavirus, sino por los reiterados enfrentamientos que sostienen con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.  El gobierno parece mantener una “línea dura” contra el sector privado similar a la de otros líderes de la región.

El caso más reciente es el de la reforma en la Ley de la Industria Eléctrica, que habría sido suspendida luego de que se considerara que podría ser dañina para la sana competencia y la inversión empresarial, y que empresas como Walmart estarían tratando de evadir.

En un esfuerzo por seguir escalando tensiones entre el gobierno y el sector privado. López Obrador no solo anunció una apelación contra la decisión del juez, sino que además acusó públicamente a varias empresas de “pagar hasta 3 veces menos que un hogar”, asegurando que debería “darles vergüenza”.

Aunque parezca un hecho aislado, lo cierto es que la política gubernamental se ha cimentado en la hostilidad hacia el sector privado desde sus inicios.

Si bien el desarrollo empresarial, especialmente en un periodo de crisis económica y social como la que vive actualmente, debería ser visto como algo positivo, lo cierto es que no todos los actores de la sociedad lo ven del mismo modo. Así, el futuro de la digitalización de sectores básicos, como lo es el de los supermercados, se mantiene en vilo.