Novenario por los difuntos, ¿qué es y cómo se debe rezar?

Novenario por los difuntos, ¿cómo hacerlo?
¿Qué podemos hacer por nuestros difuntos? Una gran opción es realizar un novenario, es decir, durante 9 días, pedir por ellos. Con información de Desde la Fe.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Un novenario es el acto de pedir por el alma de un difunto a lo largo de 9 días. Aunque una misa es suficiente para encomendar a nuestros difuntos al Señor, los novenarios son una costumbre muy arraigada en México. Por medio de ellos, los familiares pueden vivir su duelo en compañía de Dios.

La muerte de un ser querido siempre es difícil, sobre todo si al final no pudimos acompañarlo ni llevarle el auxilio espiritual. Pero, ante esa tristeza y frustración, siempre podemos realizar diversas oraciones o encomendarnos a diferentes santos.

No importa si rezamos por nuestros difuntos un solo día o si hacemos un novenario completo: esta oración puede ayudar a tu familia a sanar la tristeza y a tus fieles difuntos a estar más cerca de la gloria eterna de Dios.

¿Cómo se reza un novenario a un difunto?

Hay tres formas en las que puedes rezar un novenario a un difunto:

1. Mandar celebrar 9 misas en su nombre

Pedir una misa por nuestros difuntos es la mejor forma de hacerles un novenario. Por medio de estas celebraciones los unimos a Cristo en su ofrenda perfecta a Dios Padre. Además, también los ponemos en manos de la intercesión de la Iglesia.

Tal vez te interese:  Rosario por la salud de los enfermos en tiempos de pandemia
Tal vez te interese:  Santo Rosario por un difunto; te explicamos paso a paso cómo rezarlo

2.Rezar el Santo Rosario por los difuntos

Además de las misas, puedes hacer un novenario por los difuntos rezando un Rosario. Con él, pide a María que interceda ante Jesús por el alma de tus seres queridos.

Este Rosario se reza de manera muy parecida al Rosario normal. Se deben orar los 5 misterios, luego el Gloria al Padre y se dicen 5 jaculatorias:

  • María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos gran Señora.
  • Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados; líbranos del fuego del infierno; lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
  • Si por tu sangre preciosa le has redimido, que le perdones te pido, por tu pasión dolorosa.
  • Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío.
  • Dale Señor el descanso eterno, y luzca para (él/ella) la luz perpetua. Que por la misericordia de Dios, el alma de (…) y las de todos los fieles difuntos, descansen en paz. Así sea.

Por otro lado, recuerda que se puede obtener indulgencia plenaria si rezas un novenario por los difuntos con el Santo Rosario en familia.

Con información de Desde la Fe