FBI y jefes de la policía se preparan para la sucesión presidencial

Reuters Defensa del Capitolio (1)
| Con información de The New York Times
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

A una semana del cambio de gobierno en Estados Unidos, personal del FBI y funcionarios federales advirtieron a los jefes de policía de las mayores ciudades del país mantenerse alerta y ser generosos con la inteligencia, reportó The New York Times.

De acuerdo con el medio, el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Christopher Wray, y el director interno de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), Kenneth Cuccinelli, expresaron su preocupación por el riesgo de violencia extremista.

Tal vez te interese:  Donald Trump pide a sus partidarios que no haya violencia ni vandalismo
Tal vez te interese:  Kamala Harris habla de reforma migratoria; asegura que migrantes tendrán acceso a la vacuna

Sin embargo, al no identificar ninguna amenaza específica, los funcionarios pidieron a los agentes del orden de todo el país estar atentos.

En este sentido, el titular del FBI pidió a las autoridades compartir información en exceso, no asumir nada y mantenerse en contacto.

Adicionalmente, los funcionarios adelantaron que emitirían un boletín nacional de amenazas, en él pedirán a todos los estadounidenses ser cautelosos en los próximos días.

Debido a los incidentes de la semana pasada, la seguridad del Capitolio ha sido fortalecida, sin embargo, los funcionarios parecían preocupados por posibles ataques a las capitales estatales, edificios federales, las casas de miembros del Congreso y negocios.

Es por eso que los funcionarios federales dijeron comenzaron a monitorear de cerca las conversaciones extremistas en línea.

Finalmente, instaron a los jefes de las policías a estar atentos a los posibles actores de lobos solitarios y grupos armados locales.

Oficiales de policía que prefirieron permanecer en el anonimato dijeron que las autoridades están preocupados por los extremistas violentos que se sumen a otras marchas.

El objetivo no es perseguir a las personas que participen en las protestas pacíficas.