Tres pasos para aprender a adorar al Niño Dios, según el Papa Francisco

El Papa Francisco en la Solemnidad de la Epifanía del Señor. | Foto: Vatican Media.
El Papa Francisco dice que, para adorar al Niño Dios, es necesario levantar la vista, emprender un largo camino y ver más allá de lo evidente.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El Papa Francisco presidió la Santa Misa en la Solemnidad de la Epifanía del Señor. En ella recordamos a los tres Reyes Magos que recorrieron largos caminos para adorar a Jesús.

En su homilía, el Santo Padre aseguró que, como ellos, también nosotros debemos dedicar más tiempo a la adoración, aprendiendo a contemplar al Señor cada vez mejor:

“Pongámonos en la escuela de los magos, para aprender de ellos algunas enseñanzas útiles: como ellos, queremos ponernos de rodillas y adorar al Señor”.

El Papa Francisco destacó tres expresiones que todos podemos aprender para adorar mejor al Señor. Aquí las resumimos para ti.

Tal vez te interese:  Se acerca La Candelaria; ¿ya tienes listo a tu Niño Dios?

1. Levantar la vista al Niño Dios

A la comunidad de Jerusalén, que acababa de volver del exilio y estaba abatida a causa de tantas dificultades, el profeta Isaías les dirige este fuerte llamado: ‘Levanta la vista en torno, mira’. El Papa Francisco explica esta frase de la siguiente forma:

“Para adorar al Señor es necesario ante todo “levantar la vista”. Es decir, no dejarse atrapar por los fantasmas interiores que apagan la esperanza, y no hacer de los problemas y las dificultades el centro de nuestra existencia”.

“Eso no significa que neguemos la realidad, fingiendo o creyendo que todo está bien”, agrega. “No. Se trata más bien de mirar de un modo nuevo los problemas y las angustias, sabiendo que el Señor conoce nuestras situaciones difíciles, escucha atentamente nuestras súplicas y no es indiferente a las lágrimas que derramamos”.

El nacimiento de Jesús en Belén. Imagen: Desde la Fe.
El nacimiento de Jesús en Belén. Imagen: Desde la Fe.

2. Ponerse en camino

“Antes de poder adorar al Niño nacido en Belén, los magos tuvieron que hacer un largo viaje”, dice el Papa. “El viaje implica siempre una trasformación, un cambio. Después del viaje ya no somos como antes”.

“En el que ha realizado un camino siempre hay algo nuevo: sus conocimientos se han ampliado, ha visto personas y cosas nuevas, ha experimentado el fortalecimiento de su voluntad al enfrentar las dificultades y los riesgos del trayecto. No se llega a adorar al Niño Dios sin pasar antes a través de la maduración interior que nos da el ponernos en camino”.

Los Reyes Magos tuvieron que hacer una larga travesía para encontrar al Niño Dios. | Foto: Pixabay.
Los Reyes Magos tuvieron que hacer una larga travesía para encontrar al Niño Dios. | Foto: Pixabay.

3. Ver más allá de la apariencia

“Los magos, en efecto, adoraron a Aquel que sabían que era el rey de los judíos. Pero, de hecho, ¿qué fue lo que vieron? Vieron a un niño pobre con su madre. Y sin embargo, estos sabios, llegados desde países lejanos, supieron trascender aquella escena tan humilde y corriente, reconociendo en aquel Niño la presencia de Dios soberano”.

“Es decir, fueron capaces de “ver” más allá de la apariencia. Arrodillándose ante el Niño nacido en Belén, expresaron una adoración que era sobre todo interior: abrir los cofres que llevaban como regalo fue signo del ofrecimiento de sus corazones”.

Con información de Vatican.va