EEUU asume el nuevo Congreso en vísperas de una semana decisiva

EEUU asume el nuevo Congreso en vísperas de una semana decisiva
El nuevo Congreso de Estados Unidos asumió sus funciones a una semana en la que se sellará la victoria del presidente electo Joe Biden.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este domingo, el nuevo Congreso de Estados Unidos asumió sus funciones a una semana en la que se sellará la victoria del presidente electo, Joe Biden.

Tal vez te interese:  Republicanos impugnarán en Congreso triunfo de Joe Biden

La Cámara de Representantes es más diversa que nunca y está dominada por los demócratas. Se volvió a reunir para la juramentación de sus integrantes, todo bajo un protocolo sanitario reforzado.

A continuación designarán a la que será en este caso la presidenta. El cargo volverá a recaer en la actual líder Nancy Pelosi, de 80 años.

En el Senado la historia es otra. La definición está sujeta a la elección que tendrá lugar el martes en el estado de Georgia (sur). Los demócratas deben ganar los dos escaños disputados para recuperar el control de la Cámara Alta.

El próximo lunes, Donald Trump y Joe Biden visitarán el estado. También lo harán sus respectivos números dos: Mike Pence y Kamala Harris.

“El futuro del país está en juego aquí en Georgia, en nuestras papeletas. Es una elección entre nuestras libertades y el socialismo”, dijo a la cadena Fox News la senadora republicana Kelly Loeffler. Ella espera conservar su escaño contra el pastor negro Raphael Warnock.

Por su parte, el demócrata Jon Ossoff dijo en entrevista a CNN:

“Estamos al borde de una victoria histórica después de cuatro años de grave incompetencia, racismo, odio y prejuicio.

En las últimas semanas, Trump también ha tuiteado mucho sobre Georgia. Menos para apoyar a los candidatos de su partido y para denunciar “fraudes” masivos que, según él, le habrían privado de su victoria en este estado tradicionalmente republicano.

Algo que según diversos analistas podría servir a los demócratas: convencidos de la existencia de fraude, los votantes republicanos podrían verse tentados a quedarse en casa. Sin embargo, Trump todavía se niega a conceder la derrota.

Si fracasan, Biden tendrá que convencer a los senadores republicanos más centristas en cada proyecto de ley o nominación que envíe al Congreso, lo que de alguna forma limitaría su margen de maniobra.