Oración a la Virgen de Guadalupe ante la pandemia

Por la rendija de la puerta cerrada de la Basílica, se asoma la imagen de la Virgen de Guadalupe en la penumbra. Foto: María Langarica
Esta oración a la Virgen de Guadalupe nos recuerda que una de las cosas más importantes durante la pandemia es mantenernos unidos y ser solidarios con los otros.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este 12 de diciembre, el cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, celebró la Santa Misa por la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe. Durante la ceremonia, elevó una oración a la Virgen de Guadalupe.

En esta oración, el Arzobispo pidió alivio por la pandemia de Covid-19, que ha dejado cientos de miles de muertes en el mundo.

Cabe recordar que, debido al aumento de contagios en la Ciudad de México y en el país, las autoridades civiles y de la Iglesia decidieron cerrar las puertas de la Basílica de Guadalupe.

Sin embargo, para no dejar de celebrar a la Morenita del Tepeyac, la Basílica transmitió varios eventos por sus redes sociales y por televisión abierta.

A continuación te dejamos el texto de la oración leída por el Cardenal Aguiar.

Tal vez te interese:  Cinco oraciones para festejar a la Virgen de Guadalupe en su día
Fotografía de la tilma sagrada donde quedó impresa la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica
Fotografía de la tilma sagrada donde quedó impresa la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica.

Oración a la Virgen de Guadalupe

Señora y Madre nuestra, María de Guadalupe, consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, ayúdanos a expresar nuestra solidaridad de forma creativa para hacer frente a las consecuencias de esta pandemia mundial, haznos valientes para acometer los cambios que se necesitan en busca del bien común.

Acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria.

Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio, y la constancia en la oración.

Nos encomendamos a Ti, que siempre has acompañado nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen, María de Guadalupe!

Amén.

Tal vez te interese:  ¿Cómo ganar indulgencia por celebrar a la Virgen de Guadalupe en casa?