¿Cómo vivir el Adviento? Consejos para una mejor preparación

¿Cómo vivir el Adviento? Consejos para una mejor preparación
Sigue estos consejos para dar a tu Navidad un sentido más espiritual con el Adviento y que la alegría sea sincera y perdure más allá de las fiestas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Antes de la fiesta de Navidad, la Iglesia Católica propone un tiempo de preparación espiritual de cuatro domingos. A este tiempo se le llama Adviento, que quiere decir “venida”.

Durante este tiempo litúrgico nos unimos a la Santísima Virgen María en su espera del Hijo Jesús, que ya lleva en su seno. Pero también expresamos nuestra propia espera, esperanza, de la segunda venida de Jesús.

¿Cómo vivir el Adviento?

Como lo indica el color morado de la liturgia, nos preparamos en un ambiente de oración intensa, tanto litúrgica como personal. Se concreta en la santa Misa, en la Corona de Adviento, en el Nacimiento y en las Posadas que son un novenario de oración que nos prepara a la alegría de la Navidad.

También vivimos el adviento mediante las buenas obras que en este tiempo navideño se nos facilitan por el ambiente de amor que se respira. Hacemos muchos regalos y enviamos tarjetas.

Tal vez te interese:  ¿Qué significa la Corona de Adviento?, esto explican sacerdotes

Consejos para una mejor preparación

Hagamos de nuestro Adviento el tiempo de silencio interior propicio para comprender el maravilloso misterio de un Dios que se hace hombre, como la Virgen María que guardaba en su corazón lo sucedido en Belén.

De esta manera podemos dar a toda nuestra Navidad un sentido más espiritual. Esto para que la alegría sea realmente sincera, salida del corazón, y perdure más allá de esas fiestas navideñas.

El Adviento también nos lleva a reflexionar sobre nuestra propia espera. ¿Qué tipo de Mesías esperamos? Podemos decir que un Mesías que nos traiga los valores del Reino de Dios, pero ¿seríamos sinceros?

Tal vez te interese:  ¿Cuál es el significado de la Corona de Adviento?

Si analizamos nuestras oraciones y lo que pedimos de ordinario a Dios, nos daremos cuenta de que también estamos en espera de un Mesías que nos saque de pobres y que nos llene de bienes meramente materiales. Respondamos sinceramente estas tres preguntas:

  1. ¿No sentimos la necesidad de una paz interior?
  2. ¿No nos hace falta la verdadera felicidad que viene de hacer la voluntad del Padre?
  3. ¿No sentimos la tristeza de la soledad en medio de tanta gente?

¡Pidamos, entonces, los bienes del espíritu que son los únicos que realmente nos hacen libres!