México: ¿A qué se enfrentan migrantes y deportados en este país?

Tanto los mexicanos deportados como los migrantes centroamericanos tienen que enfrentar muchos obstáculos durante su estancia en México. | Foto: Reuters.
Muchos migrantes están optando por quedarse en México en lugar de llegar a EEUU. Pero, ¿permanecer aquí es más sencillo que en la Unión Americana?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

México no sólo es un lugar de paso en la ruta de los migrantes. En los últimos años se ha convertido en el destino de muchos centroamericanos. Pero esto no siempre sucede de manera voluntaria: gracias a programas como “Quédate en México“, miles de personas se han quedado varadas en el territorio nacional.

Estos migrantes enfrentan múltiples problemas sociales. Y no sólo ellos. Al regresar a su país, los mexicanos deportados de EEUU experimentan las mismas dificultades que personas de lugares como El Salvador y Honduras.

Tales situaciones se relatan en el informe “Migraciones en México: fronteras, omisiones y transgresiones“. Este informe fue elaborado por la REDODEM (Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes).

Por medio de él, varias organizaciones como albergues, casas de migrantes y comedores dan voz a aquellas personas que transitan de un lado a otro en busca de una mejor calidad de vida.

El informe de la REDODEM se realizó por medio de encuestas aplicadas a los migrantes que pasaron por algún albergue o casa perteneciente a la Red.

En 2019, 26 mil 382 migrantes respondieron estas encuestas. De ellos, 22 mil 185 son hombres y 4 mil 135 mujeres. Otras 44 personas se identificaron un otro género.

Además, 21 mil 434 de estas personas tienen entre 18 y 60 años. Otras 3 mil 975 son niños, niñas y adolescentes, y 167 son adultos mayores.

Por otro lado, 16 mil 6 de estos migrantes son solteros. Otros 3 mil 170 están casados o en unión libre y 7 mil 91 están divorciados o separados.

¿Por qué es importante conocer estos datos? Porque cada una de estas personas tiene necesidades específicas de acuerdo a su circunstancia personal.

Conociendo esto, es posible proponer nuevos caminos para solucionar los problemas que experimentan en su tránsito por México.

México: el nuevo destino para los migrantes

Jessica Nájera, del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales del COLMEX, es una de las personas que participaron en la elaboración del informe.

Ella cuenta que la cantidad de migrantes considera a México como su destino de viaje ha aumentado durante los últimos años.

De las personas encuestadas por la REDODEM, el 55.2% identifica a este país como su lugar para migrar. Esto se opone al 39.3% que espera llegar hasta Estados Unidos.

Sin embargo, esta decisión no siempre depende de la voluntad de los migrantes. De acuerdo con Nájera, muchas personas provenientes de Centroamérica se tienen que quedar en el país debido a que los deportan de EEUU.

Además, programas como “Quédate en México” también obligan a las personas a quedarse en la frontera de México-EEUU mientras tramitan visas humanitarias.

Y, en otros casos, los migrantes optan por quedarse en la República Mexicana cuando no pueden cumplir su objetivo de llegar a la Unión Americana.

¿Qué opciones tienen estas personas? Pueden quedarse en la lugar donde están, ya sea en un albergue o casa para migrantes.

Pero, en muchos otros casos, también deciden moverse a los principales centros urbanos del país. O deciden trasladarse a los estados del norte para intentar migrar a EEUU.

Hasta el 2019, se observó que los migrantes que hacen de México su destino principal se han concentrado en Chiapas, Nuevo León, Jalisco, Baja California, la Ciudad de México y Sonora.

Sin embargo, su integración en estos lugares no es nada sencilla.

Tal vez te interese:  ¿Cómo buscar a un migrante detenido o desaparecido en México?

Discriminación, desinformación y falta de apoyo

Muchas instituciones piensan que los migrantes no tienen los mismos derechos que quienes están establecidos en un lugar.

Creen que sus derechos a trabajar, a estudiar, a tener un lugar para vivir y a tener acceso a sistemas de salud no son válidos. Esto, debido a su situación migratoria irregular.

Aquí, la falta de información tanto por parte de los migrantes como de la sociedad en general juega un papel central.

Andrea González Cornejo, licenciada en Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, cuenta que, además, el Estado mexicano tampoco aporta a la protección de los migrantes.

Los albergues, casas de refugio y las organizaciones de la sociedad civil son quienes tienden la mano a estas personas. Mientras, los gobiernos federales y estatales continúan con una política de deportación que vela por la seguridad nacional pero no por la integridad humana.

Esto expone a los migrantes a la violencia del crimen organizado, pero también a la discriminación por parte de los ciudadanos.

Rocío Hernández Lucho, de la Casa del Migrante Monseñor Guillermo Ranzahuer González, opina que esto se ha acentuado durante la pandemia de coronavirus.

Por otro lado, aunque se suele pensar en México como un país donde sólo se reciben deportados, la realidad es que las autoridades migratorias de este lugar también expulsan a miles de migrantes anualmente.

Dando la espalda a los deportados

Los mexicanos deportados de EEUU se enfrentan a dificultades similares que quienes están “de paso”. Esto, de acuerdo con Gabriela Pinillos, doctora en ciencias sociales por el Colegio de la Frontera Norte de México.

Pinillos cuenta que las deportaciones ponen en situación de precariedad y vulnerabilidad a los migrantes que llegan a México.

En su caso, los mexicanos regresan a un país donde sus lazos familiares o personales están rotos. No tienen un hogar donde llegar ni a quién acudir.

Además, el gobierno de su lugar de origen tampoco les brinda ayuda legal. Y conseguir trabajo sin documentación es imposible.

Por estos motivos, tanto ellos como los migrantes centroamericanos deportados a México suelen desarrollar problemas de salud mental como depresión.

El objetivo de la REDODEM es visibilizar todos estos componentes de la migración en México. De esta forma, tanto los gobiernos como las organizaciones de la sociedad civil y los mismos ciudadanos pueden presentar soluciones a dichos problemas.

Así, los migrantes en la República Mexicana podrán tener acceso a servicios de trabajo, salud, educación, vivienda, vinculación social y seguridad.