Santo Rosario por un difunto; te explicamos paso a paso cómo rezarlo

Santo Rosario por un difunto; te explicamos paso a paso cómo rezarlo. | Foto: Pixabay.
El Santo Rosario para los difuntos es parecido a los rosarios normales, pero hay pequeñas diferencias. Te decimos cuáles son.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El Santo Rosario consiste en rezar por el eterno descanso de una persona que falleció. Se le pide a la Santísima Virgen María que interceda. Prácticamente, la estructura es similar a la del rosario común. Sin embargo, hay unas jaculatorias particulares y existe una variación en la Letanía.

A continuación, te damos el paso a paso para que puedas rezar el Santo Rosario por un difunto durante toda la semana.

Tal vez te interese:  ¿Durante cuánto tiempo debemos orar por nuestros difuntos?
Tal vez te interese:  ¿Sabías que puedes ganar indulgencias con el Santo Rosario?

MISTERIOS GOZOSOS

Cabe destacar que estos misterios solamente se rezan los lunes y los sábados.

Nos persignamos:
Por la señal de la Santa Cruz,
de nuestros enemigos
líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Decimos el Yo Pecador:
Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor.  Amén.

Decimos el Gloria:
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Primer Misterio Gozoso: La Encarnación del Hijo de Dios

Rezar:
1 Padrenuestro
10 Avemarías

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatorias:
1. Si por Tu sangre preciosa, Señor, lo has redimido, que lo perdones, te pido, por Tu Pasión dolorosa.
2. Dale Señor el descanso eterno, y luzca para él la luz perpetua.
3. Que por Tu infinita misericordia el alma de… y de todos los fieles difuntos, descansen en paz. Así sea.

Segundo Misterio Gozoso: La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Tercer Misterio Gozoso: El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén

Continúa repitiendo el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Cuarto Misterio Gozoso: La presentación de Jesús en el Templo

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Quinto Misterio: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Luego, deberás rezar las oraciones finales que vienen más abajo en esta nota.

MISTERIOS DOLOROSOS DEL SANTO ROSARIO

Estos misterios se rezan los martes y los jueves.

Inicia el Santo Rosario con la Señal de la Cruz, el Yo Pecador y el Gloria como en los misterios anteriores.

Primer Misterio Doloroso: la oración en el Huerto

Reza el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias como en el Santo Rosario de los días anteriores.

Segundo Misterio Doloroso: La flagelación del Señor

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Tercer Misterio Doloroso: La coronación de espinas

Continúa con el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Cuarto Misterio Doloroso: Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Quinto Misterio Doloroso: La crucifixión y muerte de Jesús

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias. Luego, se deben repetir las oraciones finales y la letanía como en el Santo Rosario de los días anteriores.

MISTERIOS GLORIOSOS

Asimismo, los miércoles y los domingos se deben rezar estos misterios.

Tal como en el Santo Rosario de los otros días, también deberás empezar persignándote. Después reza el Yo Pecador y el Gloria.

Primer Misterio Glorioso: La Resurrección del Hijo de Dios

Al igual que con el Santo Rosario de los días anteriores, es necesario rezar el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria junto con las jaculatorias.

Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión del Señor al Cielo

No olvides repetir el Padre Nuestro; así como las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo

Repite de nuevo el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María al Cielo

Nuevamente, el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Quinto Misterio Glorioso: La Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado

Vuelve a repetir el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias. Además, al terminar el Santo Rosario, no te olvides de las oraciones finales más las letanías.

MISTERIOS LUMINOSOS

De igual forma, estos últimos misterios del Santo Rosario se rezan los jueves.

Al iniciar, persígnate, reza el Yo Pecador y el Gloria.

Primer Misterio Luminoso: El Bautismo en el Jordán

Repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias como en los días anteriores del rezo del Santo Rosario.

Segundo misterio Luminoso: Las bodas de Caná

De nuevo repite el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Tercer Misterio Luminoso: El anuncio del Reino de Dios

Siguen el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Cuarto Misterio Luminoso: La Transfiguración

Reza el Padre Nuestro, las Avemarías, el Gloria y las jaculatorias.

Quinto Misterio Luminoso: La Institución de la Eucaristía

Por último, igual que en los días anteriores, deberás terminar el Santo Rosario con las oraciones finales y las letanías.

Oraciones finales del Santo Rosario por los difuntos

Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto, en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Letanías

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Señor Dios Padre celestial,
ten piedad de nosotros.
Señor Dios Hijo Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros.
Señor Dios Espíritu Santo
ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

Santa María, ruega por él.
Santa Madre de Dios, ruega por él.
Santa Virgen de las Vírgenes, ruega por él.
Madre de Cristo, ruega por él.
Madre de la Iglesia, ruega por él.
Madre de la Misericordia, ruega por él.
Madre de la divina gracia, ruega por él.
Madre de esperanza, ruega por él.
Madre purísima, ruega por él.
Madre castísima, ruega por él.
Madre siempre virgen, ruega por él.
Madre inmaculada, ruega por él.
Madre amable, ruega por él.
Madre admirable, ruega por él.
Madre del buen consejo, ruega por él..
Madre del Creador, ruega por él.
Madre del Salvador, ruega por él.
Virgen prudentísima, ruega por él.
Virgen digna de veneración, ruega él.
Virgen digna de alabanza, ruega por él.
Virgen poderosa, ruega por él.
Virgen clemente, ruega por él.
Virgen fiel, ruega por él.
Espejo de justicia, ruega por él.
Trono de la sabiduría, ruega por él.
Causa de nuestra alegría, ruega por él.
Vaso espiritual, ruega por él.
Vaso digno de honor, ruega por él.
Vaso de insigne devoción, ruega por él.
Rosa mística, ruega por él.
Torre de David, ruega por él.
Torre de marfil, ruega por él.
Casa de oro, ruega por él.
Arca de la Alianza, ruega por él.
Puerta del cielo, ruega por él.
Estrella de la mañana, ruega por él.
Salud de los enfermos, ruega por él.
Refugio de los pecadores, ruega por él.
Consuelo de los migrantes, ruega por él.
Consoladora de los afligidos, ruega por él.
Auxilio de los cristianos, ruega por él.
Reina de los Ángeles, ruega por él.
Reina de los Patriarcas, ruega por él.
Reina de los Profetas, ruega por él.
Reina de los Apóstoles, ruega por él.
Reina de los Mártires, ruega por él.
Reina de los Confesores, ruega por él.
Reina de las Vírgenes, ruega por él.
Reina de todos los Santos, ruega por él.
Reina concebida sin pecado original, ruega por él.
Reina asunta a los Cielos, ruega por él.
Reina del Santísimo Rosario, ruega por él.
Reina de la familia, ruega por él.
Reina de la paz, ruega por él.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y  promesas de nuestro señor Jesucristo, Amen

Oración final del Santo Rosario por los difuntos

Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

Dulce Madre no te alejes, tu vista de mi no apartes,

ven conmigo a todas partes y sola nunca me dejes,

ya que me proteges tanto como verdadera madre

haz que me bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Amén.