ICE deportó a un solicitante de asilo injustamente, ahora reconoce que fue un error

ICE reconoció su error a través de un comunicado. Mientras tanto, el afectado sigue luchando por entrar a EEUU. | Foto: @ICEgov
ICE dijo que la deportación de César Marroquín, quien fue torturado y secuestrado en su país, se debió a un "error administrativo extremadamente raro". | Con información de NBC News.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este fin de semana se dio a conocer un caso de deportación injustificada. Los agentes de ICE expulsaron del país a un guatemalteco que solicitó asilo en EEUU aun cuando no contaba con una orden de deportación. Los hechos ocurrieron horas antes de que el afectado tuviera su primera cita en una corte de inmigración.

César Marroquín, de 29 años, tuvo que regresar a Guatemala el 19 de agosto junto con otros migrantes. Marroquín huyó de su país luego de ser víctima de tortura y secuestro. Solicitó asilo en EEUU, pero ICE le impidió iniciar el proceso.

Según informó a NBC News, los agentes de inmigración lo obligaron a tomar un vuelo y abandonar EEUU o si no le cobrarían. Al parecer, su deportación se debió a un error en el sistema. El abogado de César, Marty Rosenbluth, explicó que las deportaciones por error son muy comunes. Sin embargo, dijo, el caso de su cliente es poco frecuente:

“Nunca había visto un caso como este en el que fueran deportados incluso antes de su primera audiencia”.

Por su parte, ICE emitió un comunicado sobre los hechos. En él, dijo que la deportación de César Marroquín se debió a un “error administrativo” extremadamente raro en las operaciones de la agencia.

También agregó que los migrantes deportados sin órdenes finales pueden volver a solicitar su admisión en Estados Unidos. De hecho, César y su abogado ya están trabajando en este proceso.

Tal vez te interese:  ICE deporta a mexicana que denunció a sus agentes por abuso

Tortura, secuestro y deportación

César salió de Guatemala debido a que sufrió persecución política. Él contó que un político en su país le propuso trabajo, pero César lo rechazó debido a que él apoyaba al partido contrario. Después de esto empezó a recibir amenazas, hasta que un día lo secuestraron a punta de pistola y lo torturaron durante varios días.

Cuando por fin lo dejaron libre, César tomó la decisión de salir de Guatemala. Cruzó varios kilómetros a pie y, llegando a Texas, se entregó a la Patrulla Fronteriza.

Estuvo en un varios centros de detención de ICE esperando su audiencia frente a la corte de inmigración, la cual sería el 29 de agosto. Sin embargo, el día de su cita, unos agentes lo trasladaron a otro centro en Luisiana. Allí se encontró con decenas de guatemaltecos que iban a ser deportados.

Todos firmaron sus órdenes de deportación menos él. A pesar de que sabía que lo que estaba pasando no era normal, tuvo miedo de enfrentar a los agentes de ICE.

En ese momento, él y su abogado aceptaron la decisión de la agencia migratoria. Sin embargo, ahora están trabajando para que César pueda salir de Guatemala y regresar a EEUU en calidad de refugiado.

Con información de NBC News.