5 estrategias para sacarle provecho a la pandemia

leer foto especial
Durante la pandemia puedes aprovechar ese tiempo extra y aprender habilidades extras como a tocar un instrumento o repostería
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

No quedan dudas de que el 2020 será un año que quedará almacenado en la memoria por todas aquellas cosas que de un día para el otro se dejaron de hacer por un temible virus que se originó en Asia y que poco a poco se adueñó de todos los rincones del mundo, provocando una pandemia.

Sin embargo, como dice la frase: “no hay mal que por bien no venga” existen infinidad de escapes para sacarle el máximo provecho a una situación tan nefasta como una pandemia.

La nueva realidad ofrece múltiples experiencias para que tras una experiencia ingrata nazcan experiencias positivas.

1. Aprende a tocar un instrumento

La nueva realidad impuso nuevas formas de aprendizaje y obligó a muchas personas a invertir más tiempo en sus casas, adoptando la modalidad home office.

Esto permitió que los trabajadores no tengan que desplazarse hasta sus oficinas o lugares de trabajo ganando así varias horas al final del día para emplearlas en lo que más les guste.

Tocar un instrumento requiere tiempo, disciplina y paciencia. Y por esta razón, una situación de pandemia es el momento ideal para que aprendas a tocar ese instrumento que te vuela la cabeza.

No importa cuál sea, haz el esfuerzo y cómpralo de manera online y ponte a practicar sin prisa, pero sin pausa. Verás que al final de la pandemia tendrás una anécdota para contar y quién te dice quizás una banda de rock, o el género que más te guste.

Tal vez te interese:  Diez preguntas sobre el desarrollo de una vacuna contra la Covid-19

2. Cursos, cursos y más cursos online

El avance de la tecnología hoy permite que puedas realizar todo tipo de cursos desde la comodidad de tu sillón y con apenas un smartphone como herramienta de acceso.

Hay cursos de todos los colores, tamaños y formas, pero uno de los que está causando sensación es este curso de reposteria altamente recomendable ya que te permitirá preparar postres desde cero para que diseñes, planifiques y crees las mejores piezas de pastelería.

curso_reposteria_crehana
Hay varios cursos de repostería que puedes aprovechar

Resulta fundamental incursionar en cursos con alta salida laboral, puesto que además de aprender una nueva habilidad o un oficio para el futuro, podrás montar tu propio emprendimiento para ganar unos dólares en tu tiempo extra.

Así que no lo tomes como un gasto sino más bien como una inversión en la que también te divertirás.

3. Lee un libro

Si tenés una biblioteca llena de libros que fuiste adquiriendo y todavía no pudiste leer este es el momento especial para romper con esa premisa. Comienza con la novela que desde hace mucho tiempo quieres leer o con las sagas de libros que tienes pendientes.

Lo cierto es que leer es un escape perfecto hacia otra realidad, dispara tu fantasía y alimenta tu creatividad. ¡No te arrepentirás!

4. Crea tu propio emprendimiento

Lamentablemente, la pandemia obligó a cerrar a muchas franquicias exitosas y pequeñas empresas que recién comenzaban a establecerse en el mercado.

Por esta razón, sigue existiendo mucha demanda para ciertos productos, aunque con menor oferta debido a la crisis económica y la pérdida de clientes a nivel mundial.

Este es el escenario perfecto para una lluvia de ideas y lanzarte al mercado con tu propio producto. Toma coraje, detecta nuevas oportunidades y crea tu marca que te diferenciará del resto de los competidores.

Al principio puedes tener tu negocio en tu propia casa, vendiendo de manera online y a través de los perfiles digitales. Luego, tendrás tiempo para expandirte para abrir tu propia tienda física y por qué no pensar en cadenas en diferentes partes del mundo.

Soñar no cuesta nada.

5. Disfruta de la compañía

Puede que este punto no te sorprenda y ya lo estés haciendo durante la pandemia. Lo cierto es que pocas personas se toman el tiempo de abrazar a su pareja, disfrutar de un desayuno junto a sus seres queridos o de jugar con sus mascotas.

El mundo obliga a vivir todas las experiencias a altísima velocidad y este es un buen momento para que te sientes a reflexionar sobre lo afortunado que eres. Al fin y al cabo, la felicidad está en esas pequeñas cosas cotidianas que ofrece la vida.