Oración a la Virgen de Guadalupe por los no nacidos

Veladoras a la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica
Con esta oración a la virgen de Guadalupe podrás orar por los niños no nacidos para que interceda por ellos ante dios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Paisano si en algún momento de tu vida has pasado por la pérdida de algún pequeño en tu familia o bien quieres orar por la vida de aquellos que aún no nacen te dejamos la oración que compartió  la revista Desde la Fe para que  puedas pedir por el descanso de las almas de los niños no nacidos.

El 29 de julio del 2020 la Suprema Corte de Justicia de la Nación lanzó una petición para reformar el código penal local de Xalapa para quitar la sanción a mujeres por abortar, lo que generó muchos debates en la comunidad.

Tal vez te interese:  5 oraciones por los enfermos para sanar cuerpo y alma

Desde su aparición a San Diego ,la iglesia ha elegido a la virgen de Guadalupe como protectora de la vida o bien patrona de los niños. Además, su figura tiene un significado simbólico de la maternidad y todas las manifestaciones de amor incondicional, ya que representa la santidad de la vida en el vientre materno.

La vida es bendita porque se nutre con amor de dios y de la madre. El amor de la virgen por su hijo nos comunica admiración, acción con la que deberíamos valorar toda vida humana., Por ello esta oración te ayudará pedirle que interceda por los no nacidos ante Cristo.

Oración por los niños no nacidos 

Santa María de Guadalupe,
tú que llevaste en tu vientre a Jesús,
tú que lo cuidaste con amor y ternura,
protege con tu manto de misericordia
a los pequeños que aún no nacen,
pero que ya gozan del amor de Dios
y del derecho universal a la vida.
Ilumina la mente de nuestros ministros
para que sus decisiones no provoquen
más muertes en esta bendita tierra.
Intercede también por las mujeres
que están considerando abortar,
para que se dejen mover por el Espíritu
y valoren la vida que llevan en sus entrañas.
Amén.

No temas encomendar tu petición a las manos de la madre más misericordiosa y poderosa. Confía en la idea de que los niños son el futuro de la familia.

Este texto fue publicado originalmente en Desde la Fe