La Niña podría traer nieve y tormentas a Estados Unidos

La Niña es un fenómeno atmosférico que suele presentarse cada 3 años. Foto: Meteorología en Red.
El fenómeno La Niña generará fuertes lluvias y temperaturas muy bajas durante el invierno en EEUU. Además, podría empeorar la temporada de huracanes.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El jueves, meteorólogos de Estados Unidos anunciaron que se ha desarrollado un patrón climático de La Niña en el Océano Pacífico. Es posible que esto empeore la temporada de huracanes ya activa y que provoque un invierno más frío y húmedo para toda América del Norte.

En un comunicado de prensa, el subdirector del Centro de Predicción del Clima de EEUU, Mike Halpert, dijo que La Niña puede contribuir a un aumento de la actividad de los huracanes en el Atlántico. Esto se debe a que debilita los vientos sobre el mar Caribe y la cuenca del Atlántico tropical.

También dijo que esto puede contribuir al desarrollo y a la intensificación de tormentas.

Halpert indicó que el potencial para el desarrollo de La Niña se consideró desde que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) actualizó su pronóstico para la temporada de huracanes en el Atlántico el mes pasado.

Tal vez te interese:  ¿Cómo protejo mi patrimonio ante un huracán?

¿Qué es La Niña?

En una declaración en su sitio web, la NOAA describe a La Niña como un fenómeno atmosférico oceánico natural. Este fenómeno genera temperaturas superficiales del mar más frías que el promedio en el Océano Pacífico central y oriental cerca del ecuador.

Generalmente, en el invierno, La Niña trae precipitaciones y temperaturas más frías que el promedio a lo largo del norte de Estados Unidos. Por el contrario, en el lado sur, las precipitaciones bajan y las temperaturas aumentan.

La NOAA dice que eso genera preocupación para el suroeste de Estados Unidos. En esta zona se experimentó una temporada de lluvias de verano débil y ya está experimentando una sequía severa.

El efecto contrario, El Niño, se caracteriza por temperaturas oceánicas inusualmente cálidas en el Pacífico ecuatorial. A menudo, eso puede resultar en un aumento de las precipitaciones en la franja sur de EEUU.

En el peor de los casos, esto puede causar inundaciones destructivas y sequías en el Pacífico occidental.

La NOAA dice que La Niña más reciente apareció durante el invierno de 2017-18, y El Niño le siguió en 2018-19. Cuando ninguno de los patrones climáticos está presente, como fue el caso el invierno pasado, la Oscilación del Sur de El Niño es neutral y no influye en los patrones climáticos globales.