Laura se debilita, pero sigue amenazando al este de EEUU

El hangar de un avión quedó destruido el jueves 27 de agosto de 2020, después de que el huracán Laura atravesara el área cerca de Lake Charles, Luisiana. Foto: AP, David J. Phillip.
Tras pasar por Luisiana, Laura dejó una ola de devastación en Arkansas. A pesar de que se debilitó, sigue siendo una amenaza para el este de EEUU.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El jueves, los remanentes del huracán Laura desataron fuertes lluvias y tornados a cientos de millas dentro del territorio estadounidense. A su paso, Laura dejó un rastro de muerte y varios edificios destruidos. Ahora, los meteorólogos advierten que un giro al este convertirá a la tormenta en una inminente amenaza, esta vez para la costa este del país, más densamente poblada.

Los fuertes vientos de Laura derribaron árboles e interrumpieron el servicio eléctrico en una zona tan al norte como Arkansas. Ahí se hallaban centrados los remanentes de la tormenta que ha cobrado la vida de al menos seis personas en Estados Unidos.

Sin embargo, el temible huracán categoría 4 con vientos de 241.5 kilómetros por hora (150 mph) se debilitó a depresión al llegar la noche.

Aun así, las autoridades de Mississippi y Arkansas emitieron nuevas advertencias de tornado la noche de ayer, horas después de que uno de los huracanes más fuertes que hayan azotado Estados Unidos cruzara a toda velocidad por Luisiana el jueves.

Tal vez te interese:  ¿Buscas ayuda por el huracán Laura? El Consulado de Houston te ofrece información

Ola de devastaciones por Laura

De acuerdo con los reportes, un tornado arrancó el techo de una iglesia en la región rural del noreste de Arkansas a casusa del paso de Laura. Afortunadamente, no hubo informes de lesionados.

El fenómeno meteorológico pegó con fuerza en la zona después de causar estragos en la costa de Luisiana, cerca de la frontera con Texas.

Una evaluación más detallada de los daños podría llevar días. Para entonces, dicen los meteorólogos, la tormenta podría recuperar energía y amenazar a varios estados del noreste para el domingo.

Laura desplomó edificios, dejó vecindarios enteros en ruinas y cerca de 900 mil hogares y negocios sin electricidad a lo largo de la costa. Pese a esto, prevaleció una sensación de alivio porque Laura no fue la aniquiladora amenaza que los meteorólogos habían temido.

Resulta claro que no vivimos y sufrimos el daño absoluto y catastrófico que creímos posible,

afirmó el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards. “Pero hemos recibido una tremenda cantidad de daño”, agregó.

El gobernador llamó a Laura el huracán más fuerte que haya azotado Luisiana. Esto significa que superó incluso a Katrina, que era una tormenta de categoría 3 al momento de tocar tierra en 2005.

Edificios y casas se inundaron después de la llegada del huracán Laura el jueves 27 de agosto de 2020, cerca de Lake Charles, Luisiana. Foto: AP, David J. Phillip.
Edificios y casas se inundaron después de la llegada del huracán Laura el jueves 27 de agosto de 2020, cerca de Lake Charles, Luisiana. Foto: AP, David J. Phillip.

Uno de los huracanes más fuertes en EEUU

Los vientos de Laura alcanzaron una velocidad de hasta 241 km/h (150 mph), lo que lo convierte en uno de los sistemas más fuertes de los que se tenga registro en Estados Unidos.

No fue hasta 11 horas después de que tocara tierra que Laura finalmente perdió su estatus de huracán tras inundar el norte y dejar daños en Arkansas.

Después de esto, Laura se mantuvo como una tormenta tropical con vientos de 65 km/h (40 mph).

Laura fue la séptima tormenta nombrada en golpear Estados Unidos este año. Con ella se estableció un nuevo récord para recaladas estadounidenses a finales de agosto.