Huracán Laura tocó tierra en Luisiana este jueves con marejadas letales

El huracán Laura trajo consigo marejadas letales a la costa de Luisiana. Foto: VOA
El huracán Laura continúa su paso por Luisiana y se acerca a Texas. Las autoridades temen que los residentes no sigan las órdenes de evacuación y se produzca una catástrofe.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El huracán Laura tocó tierra en el suroeste de Luisiana la madrugada del jueves, convertido en un potente meteoro de categoría 4.

Los vientos de Laura eran de 240 km/h (150mph). El huracán inundó la parte baja de la costa con marejadas ciclónicas que podrían alcanzar los 6 metros (20 pies) de altura y ser letales, dijeron los expertos.

Laura ganó intensidad rápidamente el miércoles. El día de hoy tocó tierra cerca de Cameron, una comunidad de 400 habitantes de Luisiana.

Esta comunidad está ubicada a unos 48 kilómetros de la frontera este de Texas.

Meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) dijeron que “los impactos potencialmente catastróficos continuarán”.

Las rachas de viento del huracán Laura superaron los 204 km/h (127 mph) a medida que la pared norte de su ojo avanzaba hacia Cameron. Según los meteorólogos, podrían registrarse vientos aún más potentes. Éstos podrían destrozar edificios, arrancar árboles y desplazar vehículos como si se tratase de juguetes.

Desastres de Laura en Luisiana

Las autoridades habían implorado a los residentes de Texas y Luisiana que evacuaran las zonas costeras. Sin embargo, no todo el mundo les hizo caso.

Como consecuencia, muchas personas quedaron atrapadas en sus hogares antes de que los vientos comenzaran a agitar los árboles en una zona que ya quedó devastada por el paso de Rita en 2005.

Video y fotos publicados en redes sociales mostraron torrentes de lluvia en todas las direcciones en Lake Charles. También se aprecian las calles cubiertas de agua cerca de la costa.

Tal vez te interese:  USA abandona pacto de la ONU para proteger a migrantes

 

Una repentina marejada ciclónica derribó las cámaras instaladas para capturar los efectos del huracán Laura.

Con horas de clima violento por delante, las autoridades dijeron que la magnitud de la destrucción no estará clara hasta el amanecer, cuando se activará el operativo de búsqueda y rescate.

 

Texas y Luisiana continúan en alerta

Tras ganar fuerza sobre las cálidas aguas del Golfo de México, Laura tocó tierra coincidiendo con la marea alta convertido en el huracán más potente que llega a Estados Unidos en lo que va de año.

“Parece una bestia”, dijo el investigador de huracanes de la Universidad de Miami Brian McNoldy. “Eso es algo que no quieres ver si estás en su camino”.

Tal vez te interese:  48 migrantes obtienen la ciudadanía estadounidense en el tribunal de Little Rock, Arkansas

Los vientos con fuerza de huracán se extendían hasta 95 kilómetros (60 millas) desde el centro de la tormenta mientras se acercaban a la costa de Luisiana.

Tras su llegada, se registraron bandas de intensas lluvias a 48 kms (30 millas) de la playa en Lake Charles.

Los vientos máximos sostenidos del huracán se incrementaron a 241 km/h (150 mph) antes del anochecer y, según la previsión, podrían caer hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de lluvia.

Las autoridades activaron una serie de alertas por tornados a medida que Laura se acercaba a la costa. Sin embargo, no hubo reportes de daños de inmediato.

Por el momento, más de 100 mil viviendas y negocios se quedaron sin electricidad en Texas y Luisiana.

Los gobernadores de Texas, Greg Abbott, y de Luisiana, John Bel Edwards, temen que las alarmantes predicciones no estén teniendo efecto en la población, a pesar de que las autoridades han emitido órdenes de evacuación obligatoria para más de 500 mil residentes de zonas costeras.

Un huracán de categoría 4 puede causar daños tan catastróficos que la interrupción del servicio eléctrico podría prolongarse varios meses en algunas zonas. Además, áreas extensas podrían quedar inhabitables por semanas o meses.

La amenaza de tal devastación representa un nuevo desafío en ayuda contra desastres para un gobierno que aún debe lidiar con la pandemia de coronavirus.

Algunas de las zonas bajo órdenes de evacuación en Luisiana también registran una elevada tasa de casos de Covid-19.