EEUU celebra el Día de la Igualdad de la Mujer en medio de grandes desigualdades raciales

El 26 de agosto, en EEUU se celebró el Día de la Igualdad de la Mujer. Foto: VOA.
Aunque el Día de la Igualdad de la Mujer se conmemora su derecho de votar, las mujeres latinas y negras en EEUU enfrentan dificultades que no les permiten ejercerlo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El 26 de agosto se celebró el Día de la Igualdad de la Mujer en Estados Unidos. En esta fecha se conmemora la adopción de la 19ª Enmienda a la Constitución en 1920, gracias a la cual se otorgó a las mujeres el derecho al voto.

Dicha conmemoración también remarca la discriminación de género que continúan experimentando casi todas las mujeres. Sin embargo, esto afecta particularmente a las mujeres de dos de los grupos minoritarios más grandes de EEUU.

Al margen del Día de la Igualdad de la Mujer, algunas académicas hablaron con Voz de América sobre las dificultades que enfrentan dichas minorías.

Las mujeres latinas, trabajadoras marginadas

En el centenario del sufragio femenino, un informe del Pew Research Center indicó:

Si bien muchos estadounidenses dicen que la última década ha sido testigo de avances en la lucha por la igualdad de género, la mayoría dice que el país aún no ha ido lo suficientemente lejos en dar a las mujeres los mismos derechos con los hombres.

Los latinos son la población minoritaria más grande de EEUU. Según la Oficina del Censo, alrededor del 18% de la población del país pertenece a este grupo.

El segundo grupo más grande, con alrededor del 13%, son los afroestadounidenses.

Según Amy Hinojosa, una de cada cinco mujeres en los Estados Unidos es hispana.

Amy es presidenta de Mana, una organización latina nacional. Ella afirma que las latinas enfrentan muchas desigualdades en la actualidad:

Cientos de miles de latinas trabajan en empleos por horas por un salario mínimo. Además, están en primera línea durante la pandemia de coronavirus con poca o ninguna protección en el lugar de trabajo.

“Necesitamos valorar las contribuciones que hacen las mujeres hispanas”, agregó. Indicó que, entre estas mujeres poco valoradas, se encuentran las amas de casa, cajeras, trabajadoras de servicios de alimentos y recolectoras agrícolas.

También dijo que las mujeres hispanas están especialmente preocupadas por la cobertura de atención médica y la desigualdad salarial.

Según un informe del Center for American Progress de 2013, “las mujeres latinas ganan 549 dólares por semana, en comparación con los ingresos medios de las mujeres blancas de 718 dólares (semanales)”.

Tal vez te interese:  Juez ordena pruebas de Covid-19 en centros de detención de migrantes

Además, sus ingresos anuales a tiempo completo son el 88% de sus contrapartes masculinas.

El mismo informe concluye: “Es más probable que las latinas carezcan de cobertura médica entre las mujeres estadounidenses sin seguro”.

Aunque esas cifras han cambiado ligeramente en los últimos años, según Hinojosa, muestran que “es difícil para las mujeres hispanas contribuir de manera significativa a sus familias. Muchas de ellas sólo ganan 54 centavos por cada dólar en comparación con un hombre blanco en un trabajo equivalente”.

Además, expuso que las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre son un recordatorio de otro problema que enfrentan los hispanos: la supresión de votantes.

Dicha supresión se evidencia precisamente aunque el Día de la Igualdad de la Mujer conmemora el derecho al voto.

Barreras para ejercer el voto

Según un informe de 2019 del Center for American Progress, “las tácticas de supresión de votantes, desde estrictas leyes de identificación de votantes hasta purgas de votantes discriminatorias, limitaciones en las horas de votación, reducciones en los lugares de votación y barreras del idioma, se utilizan cada vez más para desalentar y socavar a las mujeres de influir en la participación de los votantes y su posible influencia en los resultados electorales”.

“Todavía tenemos un porcentaje muy bajo de votantes”, dijo Hinojosa.

Entre los motivos están que las mujeres no hablan inglés o carecen de una licencia de conducir u otra identificación aceptable. Esto hace que no puedan registrarse para poder votar.

Según la Oficina del Censo, un récord de 137.5 millones de estadounidenses votaron en las elecciones presidenciales de 2016.

Un análisis del Pew Research Center de esos datos encontró que el 50% de las mujeres hispanas elegibles votaron en 2016. Por otro lado, el 64,1% de las mujeres negras elegibles ejercieron este derecho.

El caso de la comunidad negra

El Día de la Igualdad de la Mujer recuerda que las mujeres negras también están luchando contra la supresión de votantes.

Así lo dijo Martha S. Jones, profesora de historia en la Universidad Johns Hopkins. Martha también es autora de Vanguard: How Black Women Broke Barriers, Won the Vote and Insisted on Equality for All.

Jones señala que, incluso cuando las mujeres recibieron el sufragio nacional en 1920, la mayoría de las mujeres negras no pudieron votar. Esto se debió a las leyes de segregación racial y discriminación.

Tal vez te interese:  Gobernadores de Estados Unidos no apoyan a Donald Trump: Graco Ramírez

Agregó que, incluso hoy, las mujeres afroamericanas continúan luchando contra la supresión de votantes.

Esta supresión incluye limitaciones como el cierre de los lugares de votación y la purga de listas de votantes para algo como votaciones poco frecuentes. Dicha medida obliga a las mujeres a volver a registrarse.

Melanye Price, profesora de ciencias políticas en la Universidad Prairie View A&M en Texas, dijo:

Las mujeres negras sufren la doble carga del racismo y el sexismo.

Al igual que las mujeres hispanas, las mujeres afroamericanas pueden tener “más desafíos en torno al voto”. Entre estos desafíos está el no tener una identificación adecuada.

Además, pueden trabajar “en ciertos trabajos que no les permiten despegar el día de las elecciones”, dijo Price.

Tanto Price como Amy Hinojosa piensan que la supresión de votantes podría aliviarse con el uso generalizado de la votación por correo, más horas de votación en los lugares de votación y la relajación de las regulaciones estatales de identificación.

Al igual que las mujeres hispanas, las mujeres negras también están preocupadas por la desigualdad de ingresos. “Se les pide que paguen el alquiler y compren cosas para sus hijos al mismo precio, pero no se les paga al mismo precio” como los hombres y las mujeres blancas, dijo Price.

Agregó que es un estereotipo pensar que las mujeres afroamericanas que no trabajan y dependen de los programas públicos son vagas.

También declaró que estas mujeres “no pueden ganar suficiente dinero para mantener a sus hijos en una buena guardería”.

Otras cuestiones que preocupan a las mujeres negras son la falta de atención médica asequible y una mejor educación pública, ya que “no pueden ganar suficiente dinero para enviar a sus hijos a una escuela de calidad”.

También les preocupa la violencia perpetrada contra ellas y sus familias por policía.