Te explicamos qué es un acto de contrición perfecto.

Actos de contrición perfectos.
La contrición es el arrepentimiento que sentimos al haber pecado y, con ello, haber ofendido a Dios y a su amor infinito y perfecto hacia nosotros.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El acto de contrición perfecta es una acción del penitente quien, movido por el amor a Dios, se arrepiente y se duele de sus pecados.

De acuerdo con lo que enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, la contrición es el arrepentimiento de la persona se siente mal por haber pecado y haber ofendido con sus actos a Aquel que es amor infinito:

El concilio de Trento lo explica de esta forma:

Es un dolor del alma y una detestación del pecado cometido, con la resolución de no volver a pecar.

Existen dos tipos de contrición

1. La contrición perfecta o de caridad: Como se explicó con anterioridad, es cuando el penitente se duele por amor a Dios de sus pecados. Es decir: cuando la persona siente tristeza o pena porque le falló a Dios.

“Semejante contrición perdona las faltas veniales; obtiene también el perdón de los pecados mortales, si comprende la firme resolución de recurrir tan pronto como sea posible a la confesión sacramental”. (Catecismo de la Iglesia Católica, 1452).

2. La contrición imperfecta o atrición: Es cuando la persona se arrepiente de haber pecado por temor al castigo, a la condenación eterna, o bien, a otras penas como el infierno.

“Tal conmoción de la conciencia puede ser el comienzo de una evolución interior que culmina, bajo la acción de la gracia, en la absolución sacramental. Sin embargo, por sí misma la contrición imperfecta no alcanza el perdón de los pecados graves, pero dispone a obtenerlo en el sacramento de la Penitencia”. (Catecismo de la Iglesia Católica, 1453).

Tal vez te interese:  Hoy es fiesta de San León Magno, Doctor de la Iglesia y protector de los indefensos

 

Con información de Desde la Fe.