Oración a la Virgen del Carmen para superar tiempos difíciles

La Virgen del Carmen. Foto: Cathopic
Con esta oración, la Virgen del Carmen te protegerá e intercederá por ti como lo hizo con el profeta Elías cuando éste pidió la ayuda de Dios.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Virgen del Carmen es una de las advocaciones más importantes de la Virgen María. Tiene su origen en el Monte Carmelo, en Tierra Santa, donde unos ermitaños formaron la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Pero, ¿por qué se recurre a esta advocación de la Virgen María en momentos de dificultad?

En el Primer Libro de los Reyes se narra la historia del profeta Elías, cuya nación, Palestina, pasaba grandes dificultades originadas por una gran sequía.

Elías subió al Monte Carmelo y pidió a Dios que diera punto final a tal situación. Al séptimo día, a Elías se le mostró una señal que acudía a él desde el mar: era una pequeña nube que llevó la lluvia.

Desde entonces, Elías meditó en el Mesías que era esperado como una lluvia salvadora para su pueblo, y en la Madre del Mesías, que sería como aquella nube que trajo la lluvia. Muchos siglos después nació Jesús, de María la Virgen.

Después de Elías, sobre ese monte hubo, una comunidad de profetas que adoraban a Dios y pedían la venida del Mesías. Esa comunidad reconoció en Cristo al esperado.

Desde entonces, en ese monte se veneró a la Madre del Mesías, a María, a la que llamaron cariñosamente “Estrella del mar” (Stella Maris) y eventualmente fue conocida como la Virgen del Carmen.

Tal vez te interese:  San Cirilo y Metodio, copatronos de Europa

Fue así que, desde ese entonces, la Virgen del Carmen es considerada como la gran intercesora en los tiempos difíciles.

Súplica a la Virgen del Carmen

Madre amada Virgen del Carmen,
tengo muchas dificultades: te pido por favor, ayúdame.
De los enemigos del alma: madre mía,  sálvame.
En mis desaciertos: por favor,  ilumíname.
En mis dudas y penas: te suplico, confórtame.

En mis enfermedades: ten misericordia y fortaléceme.
Cuando me desprecien: por favor anímame.
En las tentaciones: tú que has vencido, defiéndeme.
En horas difíciles: necesito de ti, consuélame.

Con tu corazón maternal: ámame.
Con tu inmenso poder: protégeme.
Y en tus brazos cuando muera: te lo ruego, recíbeme.
Virgen del Carmen, ruega por nosotros.

Amén.

 

Con información de Desde la Fe.