La pandemia de coronavirus eleva los costos de las elecciones 2020 en EEUU

Las autoridades de EEUU aún debaten sobre hasta qué punto las elecciones del 3 de noviembre serán por correo o en centros de votación con protecciones frente al coronavirus. Foto: Voz de América
Algunos estados en EEUU han implementado varias alternativas para realizar las elecciones de este 2020. Sin embargo, los gastos económicos se han elevado.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La demanda para la votación por correo en EEUU para las elecciones presidenciales de noviembre sigue en aumento. Sin embargo, los trabajadores electorales necesitan entrenamiento.

Mientras tanto, los centros de votación podrían ser equipados con protecciones dada la pandemia del coronavirus.

En medio de los preparativos, sólo una cosa es cierta: las elecciones de EEUU costarán caro.

Wendy Weiser, directora del programa de democracia del Centro Brennan, ha dicho al respecto:

Las autoridades electorales no tienen los recursos para hacer los cambios y los preparativos necesarios para celebrar una elección en una pandemia. Estamos viendo eso en todos lados.

La pandemia ha colocado a las autoridades en un esfuerzo por prepararse para unas elecciones sin precedentes. A la par, los casos de coronavirus aumentan en casi todo Estados Unidos.

Unas elecciones diferentes en EEUU

Las preocupaciones por el Covid-19 en EEUU están planteando demandas para que las elecciones puedan celebrarse en un ambiente seguro. No obstante, la ayuda federal prometida para los estados con pocos recursos está estancada en el Congreso.

Este dinero podría ayudar a transformar el sistema tradicional de votación en una versión adaptada a la pandemia. Los fondos servirían para imprimir las boletas de correo y su franqueo.

También se invertiría para asegurar que la votación en los colegios electorales sea segura.

Con el dinero, se comprarían equipos protectores personales para los trabajadores (quienes regularmente son adultos). De igual forma, se pagaría para entrenar a nuevos trabajadores.

Las máquinas para el conteo rápido de votos también son costosas.

Además, para complicarlo todo, el presidente Donald Trump se opone a una votación por correo. Trump insiste en que el proceso postal es fraudulento. Sin embargo, no hay evidencias de fraude. Además, su propio equipo de reelección es está adaptando a la nueva realidad de votación por correo.

La senadora Amy Klobuchar, una demócrata de Minnesota, ha emitido su postura al respecto:

Mientras los casos de coronavirus aumentan en el país, es vital que todos los electores puedan ejercer su voto desde sus casas y por correo.

Fondos de ayuda económica: una discusión

En mayo, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de respuesta al coronavirus por  3 mil 600 millones de dólares.

Tal vez te interese:  Autoridades de Texas alertan sobre "explosión" de nuevos casos de Covid-19

Este dinero está destinado para ayudar a los estados en sus elecciones. Sin embargo, el Senado no abordará el tema hasta finales de julio.

Por su parte, los republicanos combatieron una asignación de 400 millones de dólares de ayuda electoral en marzo antes de aprobarla.

Sin embargo, algunos senadores republicanos parecen dispuestos a respaldar más fondos electorales a pesar de la oposición de Trump. Incluso están ofreciendo reducir el requisito de que los estados aporten fondos similares para calificar para el dinero federal.

El senador republicano Roy Blunt, presidente del panel del Senado, es el responsable de esa tarea. Señala:

Estoy preparado no solo para buscar más dinero para los estados, sino también para considerar el tipo de requisito que ellos tienen que aportar.

Preocupaciones por la pandemia y los fondos

La pandemia surgió esta primavera en medio de las primarias de los estados. Esto obligó a las autoridades a retrasar elecciones por días, semanas e incluso meses.

Muchos estados han tenido que lidiar con cancelaciones de trabajadores de urnas, cambios en los centros de votación y una explosión de boletas ausentes.

Los grupos de derechos de votación están particularmente preocupados con la consolidación de centros que contribuyeron a largas filas en Milwaukee, Atlanta y Las Vegas. Temen que esto se repita en noviembre.

Mientras tanto, el Congreso está por comenzar las negociaciones sobre un próximo paquete de ayuda.

Se espera que la cifra final para las elecciones sea mucho menor que los 3 mil 600 millones de dólares previstos por la Cámara de Representantes.

Esa cantidad seguía las recomendaciones del Brennan Center para prepararse para un influjo de boletas ausentes y, al mismo tiempo, proveer opciones de votación adelantada. También se usarían para proteger los centros de votación de los vecindarios.

Pero, incluso antes de la pandemia, las oficinas electorales han trabajado con presupuestos reducidos.

El secretario de Estado de Iowa, Paul D. Pate, dijo que el grupo ha estado pidiendo al gobierno federal que suministre una fuente regular de fondos. Señala que estos fondos son necesarios, particularmente, para proteger los sistemas de votación de ataques cibernéticos.

Tal vez te interese:  California es el estado con más mexicanos fallecidos por Covid-19

Alternativas para celebrar las elecciones

Para la primaria de Georgia el mes pasado, las autoridades electorales gastaron 8.1 millones de dólares de los 10.9 que el estado recibió del gobierno federal.

El dinero se usó principalmente para enviar solicitudes de boletas ausentes a 6.9 millones de votantes registrados. También se utilizó para imprimir este tipo de boletas para oficinas electorales de condados.

Mientras tanto, la división estatal de elecciones sufrió una reducción de 90 mil dólares en su presupuesto anual. Este recorte se debió a una disminución de ingresos a causa de la pandemia.

Los fondos federales que aún quedan en pie serán usados para cubrir los costos del desarrollo un sistema online para que los votantes soliciten boletas ausentes. Esto es menos costoso que enviar las solicitudes a cada elector.

También se usarán estos fondos para explorar la posibilidad de instalar separadores de plexiglás alrededor de las máquinas de votación. Esto permitiría la presencia de más votantes dentro un centro de votación.

En Colorado, un estado de votación por correo, la oficina electoral de Denver ha tenido que reducir su presupuesto en 7.5%. Esto representa casi 980 mil dólares.

Por su parte, Iowa gastó sus fondos federales en boletas por correo y suministros para la pandemia.

Los proveedores de equipos, software, boletas y sobres necesarios para noviembre dicen que la ventana para adquirirlos se está cerrando con rapidez.

“Ahora mismo, lo que estamos viendo en la mayoría de los lugares es este tipo de indecisión. ¿Qué se supone que planeemos? ¿Votación por correo, en persona o una combinación?”, dijo Jeff Ellington, presidente de Runbeck Election Services. Esta empresa imprime boletas y sobres especiales usados para enviarlos por correo.

“Las decisiones tienen que hacerse para que las personas puedan comenzar a desarrollar un plan”, añadió.