Chon Salinas, el líder y empresario zacatecano que dejó huella en Chicago
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
Chon Salinas, el líder y empresario zacatecano que dejó huella en Chicago
Abel Domínguez | 1 junio, 2020
Chon Salinas FCUZI

Foto: FCUZI

Hombre alegre y trabajador incansable, el zacatecano Chon Salinas perdió la batalla ante la Covid-19 el pasado 26 de mayo en Chicago. Pero su legado está intacto, afirma su hijo Alejandro en un emotivo mensaje que escribió a su padre en redes sociales. Conexión Migrante te cuenta su historia y le ofrece un pequeño homenaje a través de estas líneas.

Siempre me pregunté qué haría mi padre (Chon Salinas) cuando se retirara. Finalmente, lo hizo. Se reencuentra con sus padres, con su hijo primogénito, hermanos y otros parientes que se nos adelantaron. Se ganó un dulce, eterno y bien merecido descanso que solo la muerte le dio, porque ¡diablos!… Dios es testigo de que nunca se tomaba una pausa”, escribió Alejandro Salinas, hijo de Chon Salinas, al despedir a su padre a través de un mensaje publicado en su cuenta Facebook.

José Ascensión Carlos Salinas era simplemente ‘Chon Salinas’ para sus amigos. Nació en 1958 en Atolinga, uno de los 58 municipios que componen Zacatecas, que es también uno de los más pequeños y pobres. Como a muchos otros migrantes, fue la necesidad la que lo llevo a abandonar su tierra en 1972, cuando era apenas un adolescente.

Su primer destino en Estados Unidos fue Chicago, Illinois, la tierra en la que viviría por más de 45 años. Visionario, decidió fundar ahí su propia cadena de restaurantes, “Taco & Burrito House”, un negocio que le permitió triunfar como empresario.

Como Chon Salinas era un tipo generoso, cuando logró el éxito propio, buscó la manera de apoyar a otros migrantes.

Tal vez te interese:  Fallece Chon Salinas, fundador de la FCUZI, de coronavirus

Un hombre inmortalizado en los libros

Ascensión Salinas fue un hombre de familia, que perdió la batalla contra el virus, pero cuyo legado está intacto, afirma su hijo.

“Si me pusiera a contar todo lo que hizo, y no solo para su familia inmediata sino para toda nuestra comunidad (migrante) escribiría varios volúmenes. Mi padre fue un mexicano-americano cuya historia fue incluso parte de mis primeras clases en (la Universidad de) De Paul. Era surrealista mirar en un libro un capítulo que llevaba el nombre de mi pueblo natal, Atolinga”, narra Alejandro en la carta que escribió a su padre.

Así, el nombre de Ascensión Salinas quedó inmortalizado en libros, periódicos, calles de su pueblo natal y placas en organizaciones no lucrativas y gubernamentales diversas. Pero sobre todo, quedó grabado en los corazones, las manos y memoria de cientos, sino miles, de vidas que recibieron sus bendiciones, dice Alejandro, “nos dio su vida entera y sobre todo, nos enseñó a ser guerreros y soñadores”.

Publicidad
Publicidad

Jamás se olvidó de Atolinga

“Chon Salinas era una persona muy carismática, muy alegre, siempre estaba muy motivado para hacer proyectos, cosas, era muy divertido”, dice a Conexión Migrante José Juan Estrada, titular de la Secretaría del Zacatecano Migrante y expresidente de la FCUZI.

Estrada Hernández conoció Salinas en año 2000 y afirma que siempre vio por su tierra natal, Atolinga, y por sus paisanos en EE. UU.

“En Chicago se caracterizó por su voluntad de ayudar a otras personas para fundar sus negocios y cumplir el sueño americano”, declaró el titular de la Sezami y explicó que uno de estos proyectos era hacer un centro comercial exclusivo para negocios zacatecanos, sin embargo, por la crisis económica de 2008 nunca se pudo ver concretado.

A pesar de estos tropiezos, Chon nunca se rindió, “algunos clubes desaparecen, llegan, hacen sus cosas, no es malo, es el ciclo normal de un club migrante, sin embargo, el club migrante de Chon (Club Atolinga Zacatecas en Chingago) tiene toda la vida y la verdad con el mismo entusiasmo siempre participaba en los comités”, recordó el extitular de la FCUZI.

Pilar de la FCUZI

Estas ganas de apoyar a la comunidad y hacer más por sus paisanos llevaron a Chon Salinas a fundar en 1995, junto con Ricardo Carranza, la Federación de Clubes Unidos de Zacatecas en Illinois (FCUZI).

Durante 25 años Chon fue un pilar para la FCUZI y además de apoyar con fondos, siempre aportaba ideas para ver qué beneficios podía compartir con sus paisanos, dice la presidenta de la Federación Rosalva Ruiz.

El esfuerzo de la Federación permitió hacer crecer las comunidades de origen de los migrantes. Primero, a través del Programa 1×1, posteriormente 2×1 y finalmente 3×1.

“Son 25 años de proyectos y 25 años de comunidades beneficiadas” destacó Rosalva.

La paisana definió a Chon como un “excelente empresario que siempre apoyo a su gente, fueran de Atolinga o no, prestándoles dinero para abrir su propio negocio o compartiéndoles conocimiento”.

“Siempre empujando a hacer más, a trabajar a hacer lo que teníamos que hacer”, explicó

La batalla final de Chon

Chon Salinas falleció el pasado 26 de mayo víctima de Covid-19, enfermedad que ha golpeado con especial dureza a los latinos en Illinois. “

Los avances del virus han sido tan intensos en Chicago, que el líder migrante estaba planeando un programa para ayudar a sus paisanos en Illinois, pero ya no pudo materializarlo porque él mismo resultó contagiado.

Para quien quiera conocer más de su historia y sus logros, queda constancia de ellos en el libro “Antonio’s Gun and Delfino’s Dream: True Tales of Mexican Migration” que narra, entre otras cosas, la expansión de la industria restaurantera latina en Chicago.

A Chon Salinas le sobreviven su esposa, Ana, y tres de sus hijos. “Él vivió en concordancia con su nombre: Ascensión. No podría haber tenido un mejor padre. Me siento profundamente honrado y bendecido de su herencia aquí en la Tierra”, dice Alejandro.  Y a su sentir se suman muchos otros paisanos en Zacatecas y Chicago.

Facebook Comments
Cambiar configuración de privacidad