Rosario para pedir a la Virgen María que nos libre del Covid-19

santo rosario a la virgen maría por covid-19
Durante la pandemia de Covid-19, puedes rezar el Santo Rosario pidiendo a la Virgen María que interceda para protegernos de la enfermedad.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El arma más poderosa con la que contamos los creyentes para combatir la pandemia de Covid-19 es la oración. Esto no significa que no tengamos que seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias. Desde luego hay que cumplirlas. Pero los católicos tenemos un recurso extra valiosísimo: la fe en Dios y la intercesión de nuestra Madre, la Virgen María, a través del Santo Rosario.

En las apariciones marianas recientes, reconocidas por la Iglesia, Ella siempre pide insistentemente que recemos el Rosario. El Santo Rosario es una oración muy completa, en la que vamos repasando los momentos principales de la vida de Jesús y de la Virgen María. No en vano, San Juan Pablo II lo llamaba ‘compendio del Evangelio’, y decía que era su oración favorita.

Tal vez te interese:  Santo Rosario por un difunto: Te explicamos paso a paso cómo rezarlo

El Rosario a la Virgen María para librarnos del Covid-19

Actualmente, estamos viviendo un momento muy crítico de la emergencia sanitaria. Por ello, queremos invitarte a rezar fervientemente el Santo Rosario en familia. Así podrás pedir por los afectados durante esta pandemia de coronavirus.

Como sabes, el Rosario está compuesto por 20 Misterios. En términos de fe, la palabra “misterio” se refiere a una realidad divina que está más allá de nuestra compresión. Se suelen rezar 5 Misterios diarios.

Nuestra propuesta en esta época tan difícil es dedicar cada Misterio a una de estas personas:

  1. Los enfermos de coronavirus y aquellos que también sufren otros padecimientos y no han podido ser debidamente atendidos
  2. Médicos, enfermeras, voluntarios, personal en hospitales, científicos, investigadores y autoridades
  3. Las familias, especialmente los ancianos, los que están lejos, solos y con temor
  4. Obispos, sacerdotes diáconos y también sacristanes, secretarias y pastoral de salud. Y por los fieles, privados del consuelo de asistir a Misa.
  5. Los que han fallecido. Los afectados (desempleados, aislados, discriminados). Y los trabajadores en riesgo de contagio porque atienden al público (en oficinas, supermercados, reparto a domicilio, policía, limpieza). Y por quienes no tienen medios para sobrevivir.

A continuación, te ofrecemos el esquema para rezar el rosario para pedir a la Virgen María que nos libre del Covid-19.

MISTERIOS GOZOSOS – Se rezan lunes y sábados

Nos persignamos:

Por la señal de la Santa Cruz,
de nuestros enemigos
líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Acto de contrición:

Señor mío Jesucristo,
Dios y Hombre verdadero,
me pesa de todo corazón haber pecado,
porque he merecido el infierno y he perdido el cielo,
sobre todo porque te ofendí a Ti,
que eres bondad infinita,
a quien amo sobre todas las cosas.

Propongo firmemente,
con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones de pecado,
confesarme y cumplir la penitencia.

Confío me perdonarás por tu infinita misericordia.

Amén.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 1 Avemaría.

Por las intenciones del Papa.

PRIMER MISTERIO. La encarnación del Hijo de Dios (Lc 1, 26-38)

Diálogo con Jesús:

Señor: gracias por haber venido a compartir nuestra condición humana. A ti, que comprendes nuestros dolores. Te pedimos por los enfermos de coronavirus, en especial de los que están aislados, sin ver a su familia ni recibir auxilio espiritual. Acompáñalos y dales consuelo.

El diálogo con María:

Madre: a ti, que siempre le dijiste ‘sí’ a Dios, ayuda a los contagiados a ponerse en sus manos, como tú. Y a confiar en que lo que disponga el Señor será lo mejor. Y ruega por todos los pacientes que también requieren cuidados y por esta crisis del coronavirus no los han recibido. Que pronto puedan ser debidamente atendidos.

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Jaculatorias:

  • María, Madre de gracia, Madre de misericordia: En la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.
  • Oh Jesús mío: Perdona nuestros pecados. Líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.
  • Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío.

Rezar oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus:

Santa María de Guadalupe, Madre de compasivo corazón: En tu amoroso amparo confiamos. A ti clamamos en nuestra aflicción. Pide a Dios nos libre de la pandemia. Protégenos con tu manto y danos tu bendición. Amén.

SEGUNDO MISTERIO. La visitación de María a Isabel (Lc 1, 39-56)

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti que desde el seno de tu madre fuiste al encuentro de los necesitados, te pedimos por médicos, enfermeras y voluntarios que asisten a los infectados. Bendícelos, líbralos del contagio y dales tu gracia para seguirlos ayudando.

El diálogo con María:

Madre: Tú te olvidaste de ti misma para ir a auxiliar a Isabel tu prima, ruega por quienes, sin pensar en sí mismos, y a pesar del cansancio y de que arriesgan su vida, atienden a los enfermos.

Pide a Jesús que los libre de contagiarse y sostenga sus esfuerzos. También ruega por el personal de hospitales y centros de salud, que están en riesgo de contagio y no cuentan con la debida protección. Por los científicos e investigadores, que puedan hallar pronta cura y vacuna. Y por las autoridades, para que establezcan medidas que en verdad ayuden a la población.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus

TERCER MISTERIO. El nacimiento del Hijo de Dios (Lc 2, 1-20)

Diálogo con Jesús:

Señor: Cuando naciste no había lugar para ti en la posada. Sabes lo que se siente no ser bienvenido. Te rogamos por quienes, por estar contagiados, son temidos y discriminados, y se sienten solos y deprimidos. Hazles sentir tu presencia amorosa a su lado.

El diálogo con María:

Madre: Cuando diste a luz a Jesús, tú y José estaban lejos de su familia y sus seres queridos. Ruega por aquellos a quienes esta cuarentena ha dejado lejos de sus parientes y amigos, sobre todo por los ancianos, que no tienen a nadie. Cuídalos y ampáralos.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus

CUARTO MISTERIO. La presentación del Niño Jesús en el templo (Lc 2, 22-38)

Diálogo con Jesús:

Señor: En cuanto te vio Simeón supo reconocer en ti al Salvador. También nosotros te reconocemos en la persona de tus obispos, sacerdotes y diáconos que llevan los Sacramentos a los enfermos. Bendícelos y líbralos de todo mal.

El diálogo con María:

Madre: Jesús te anunció que una espada te atravesaría, y así sucedió, cuando presenciaste los sufrimientos de tu Hijo en Su Pasión. Ruega por obispos, sacerdotes y diáconos que atienden a los enfermos. Que Jesús los libre del contagio, y a los que están enfermos les devuelva pronto la salud.

Ruégale también por quienes laboran en las iglesias: sacristanes, secretarias, personal de limpieza, y por quienes ejercen algún ministerio, sobre todo el Pastoral de Salud. Líbralos del contagio. Consuela a los fieles que sufren, por no poder asistir a Misa y comulgar. Pídele a tu Hijo los colme de bendiciones mediante una Comunión espiritual.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus

QUINTO MISTERIO. El Niño Jesús perdido y hallado en el templo

Diálogo con Jesús:

Señor: María y José te buscaron angustiados cuanto te creyeron perdido. Nadie quiere que se le pierda un hijo. Por eso te rogamos que no permitas que ninguna alma se pierda. Intercedas ante tu Padre por los pacientes hospitalizados, que son aislados y mueren sin haberse podido despedir de sus seres queridos ni recibir ningún auxilio espiritual. Recíbelos en la Patria Celestial.

El diálogo con María

Madre: A ti que te angustió que Jesús se te hubiera perdido, te pedimos por los enfermos graves que van a fallecer, ruega por ellos, que su alma no se vaya a pedir. Ruégale también por todo los afectados por esta pandemia: desempleados, aislados, discriminados.

Por los trabajadores en riesgo de contagio, en especial los que atienden al público en oficinas, supermercados, reparto a domicilio, policía, limpieza. Y por los más necesitados, que no tienen medios para sobrevivir. Acógelos a Su Misericordiosa y Divina Providencia.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus

Oraciones finales

Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto, en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

anta María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Letanía

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Señor Dios Padre celestial,
ten piedad de nosotros.
Señor Dios Hijo Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros.
Señor Dios Espíritu Santo Consolador
ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

Santa María, ruega por él.
Santa Madre de Dios, ruega por él.
Santa Virgen de las Vírgenes, ruega por él.
Madre de Cristo, ruega por él.
Madre de la Iglesia, ruega por él.
Madre de la Misericordia, ruega por él.
Madre de la divina gracia, ruega por él.
Madre de esperanza, ruega por él.
Madre purísima, ruega por él.
Madre castísima, ruega por él.
Madre siempre virgen, ruega por él.
Madre inmaculada, ruega por él.
Madre amable, ruega por él.
Madre admirable, ruega por él.
Madre del buen consejo, ruega por él..
Madre del Creador, ruega por él.
Madre del Salvador, ruega por él.
Virgen prudentísima, ruega por él.
Virgen digna de veneración, ruega él.
Virgen digna de alabanza, ruega por él.
Virgen poderosa, ruega por él.
Virgen clemente, ruega por él.
Virgen fiel, ruega por él.
Espejo de justicia, ruega por él.
Trono de la sabiduría, ruega por él.
Causa de nuestra alegría, ruega por él.
Vaso espiritual, ruega por él.
Vaso digno de honor, ruega por él.
Vaso de insigne devoción, ruega por él.
Rosa mística, ruega por él.
Torre de David, ruega por él.
Torre de marfil, ruega por él.
Casa de oro, ruega por él.
Arca de la Alianza, ruega por él.
Puerta del cielo, ruega por él.
Estrella de la mañana, ruega por él.
Salud de los enfermos, ruega por él.
Refugio de los pecadores, ruega por él.
Consuelo de los migrantes, ruega por él.
Consoladora de los afligidos, ruega por él.
Auxilio de los cristianos, ruega por él.
Reina de los Ángeles, ruega por él.
Reina de los Patriarcas, ruega por él.
Reina de los Profetas, ruega por él.
Reina de los Apóstoles, ruega por él.
Reina de los Mártires, ruega por él.
Reina de los Confesores, ruega por él.
Reina de las Vírgenes, ruega por él.
Reina de todos los Santos, ruega por él.
Reina concebida sin pecado original, ruega por él.
Reina asunta a los Cielos, ruega por él.
Reina del Santísimo Rosario, ruega por él.
Reina de la familia, ruega por él.
Reina de la paz, ruega por él.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oración final del Rosario a la Virgen María

Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

Nos santiguamos.

MISTERIOS LUMINOSOS DEL ROSARIO A LA VIRGEN MARÍA – Se rezan los jueves

PRIMER MISTERIO. El bautismo de Jesús en el Jordán (Mt 3, 13-17)

Inicia persignándote, seguido del acto de contrición, un Padrenuestro y un Avemaría. Se dice el número y nombre del misterio.

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti, que iniciaste tu ministerio público caminando entre los más necesitados de misericordia. A los que Juan bautizaba en el río Jordán. Te pedimos por los enfermos de coronavirus que se sienten discriminados porque nadie se les quiere acercar.

También por los que están graves en los hospitales, privados de la cercanía de sus seres amados. Acércate a ellos; sé tú su compañía y su consuelo.

El diálogo con María:

Madre: Tú que eres la Madre de la Misericordia, ruega por enfermos de coronavirus, y en especial por los que están graves. Para que los conforte la presencia amorosa del Señor. Y por todos los pacientes que también requieren cuidados y no han podido recibirlos. Que puedan ser debidamente atendidos.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus

SEGUNDO MISTERIO. La autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná (Jn 2, 1-11)

Diálogo con Jesús:

Señor: Tú que obraste en Caná el milagro de dar en abundancia lo que antes faltaba. Te rogamos por médicos, enfermeras, voluntarios y personal que labora en hospitales y centros de salud, y ya no pueden más, les falta material, están agotados.

Renueva sus fuerzas, dales tú lo que les falta, cólmalos con tu gracia para que puedan seguir con su labor de amor.

El diálogo con María:

Madre: A ti que en Caná percibiste lo que faltaba y se lo pediste a Jesús, pídele por quienes atienden a los enfermos, que llene de nuevo sus tinajas, para que no se vacíen de fortaleza, caridad y esperanza.

También ruega por el personal de hospitales y centros de salud, que están en riesgo de contagio y no cuentan con la debida protección. Por los científicos e investigadores, que puedan hallar pronto cura y vacuna. Y por las autoridades, para que establezcan medidas que en verdad ayuden a la población.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

TERCER MISTERIO. El anuncio del Reino y la invitación a la conversión (Mc 1, 14-15)

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti, que nos invitas a edificar tu reino en nuestro mundo, te pedimos por las familias que están teniendo que guardar cuarentena. Que la estrecha convivencia no provoque roces, sino oportunidades para construir tu reino mediante el amor, la solidaridad, la comprensión, la caridad y el perdón.

El diálogo con María:

Madre: Jesús prometió su reino a quien ame y realice obras de misericordia. Ruégale por quienes están viviendo la cuarentena en soledad, con miedo y con tristeza, en especial los ancianos. Que mueva el corazón de las familias que los rodean, para que se ocupen de ellos, les hagan sentir acompañados y amados.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

CUARTO MISTERIO. La transfiguración (Lc 9, 28-36)

Diálogo con Jesús:

Señor: Tú que te transfiguraste ante Simón, Santiago y Juan, para darles una muestra de tu gloria que consolara la desolación que sintieron al saber lo que sufrirías en tu pasión. Dales a tus obispos, sacerdotes y diáconos, abrumados por la pena de ver sufrir a su rebaño, una muestra de tu amor que los fortalezca y dé nuevos ánimos.

El diálogo con María:

Madre: Ruega por obispos, sacerdotes y diáconos, que al igual que estaban los Apóstoles, están necesitados del consuelo que sólo Jesús les puede dar, para que puedan seguir atendiendo a su comunidad.

Ruégale también por quienes laboran en las iglesias: sacristanes, secretarias, personal de limpieza, y por quienes ejercen algún ministerio, sobre todo en pastoral de salud. Líbralos del contagio. Consuela a los fieles que sufren, por no poder asistir a Misa y comulgar. Pídele a tu Hijo los colme de bendiciones mediante una Comunión espiritual.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

QUINTO MISTERIO. La institución de la Eucaristía (Mt 26, 26-28)

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti que prometiste quedarte con nosotros hasta el fin del mundo, y estás presente en la Eucaristía. Te pedimos por todos los que ya no pueden recibirla, porque están aislados en los hospitales, o en sus casas, o les han cerrado sus iglesias.

Dales el consuelo de recibirte espiritualmente. Y en especial acogemos a Tu Divina Misericordia el alma de quienes fallecieron sin los Sacramentos.

El diálogo con María:

Madre: Tú que fuiste la primera en acoger en tu seno a Jesús, ruégale por quienes fallecieron sin poder recibirlo en la Sagrada Comunión. También por quienes quieren comulgar y no pueden. Que tu Hijo los bendiga mediante una Comunión espiritual.

Ruégale también por todo los afectados por esta pandemia: desempleados, aislados, discriminados. Por los trabajadores en riesgo de contagio, en especial los que atienden al público en oficinas, supermercados, reparto a domicilio, policía, limpieza. Y por los más necesitados, que no tienen medios para sobrevivir. Acógelos a Su Misericordia y Divina Providencia.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

Al terminar el rosario a la Virgen María repite las letanías y las oraciones finales.

MISTERIOS DOLOROSOS – Se rezan los martes y viernes

PRIMER MISTERIO. La oración de Jesús en el Huerto (Lc 22, 39-46)

Inicia persignándote, seguido del acto de contrición, un Padrenuestro y un Avemaría. Se dice el número y nombre del misterio.

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti que en el Huerto de Getsemaní sentiste tristeza y angustia y sudaste sangre, te pedimos por los que ante un diagnóstico de coronavirus se sienten tristes y angustiados. Ayúdalos a ponerse, como Tú, en las manos amorosas del Padre, y a aceptar con paz que se cumpla en todo su voluntad.

El diálogo con María:

Madre: Tú, que siempre le dijiste que sí al Señor, pide por los enfermos que se rebelan, lo cuestionan o se sienten castigados o abandonados por Él. Ayúdalos a comprender que Dios en todo interviene para bien y todo lo permite por algo y siempre nos ayuda a superarlo.

Y por todos los pacientes que también requieren cuidados y no han podido recibirlos: que pronto puedan ser debidamente atendidos.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

SEGUNDO MISTERIO. La flagelación del Señor (Jn 19, 1)

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti, que aceptaste padecer por amor a nosotros, te pedimos por los heroicos y abnegados doctores, enfermeras y personal de salud, que por amor a sus pacientes padecen agotamiento, riesgo de contagio, y sufren ante la impotencia de no poder hacer más. Sostenlos con tu gracia y no los dejes caer en la desesperanza.

El diálogo con María:

Madre: Tú que sufriste al ver el cuerpo flagelado de Jesús, pídele por lo que sufren al ver a tanta gente afectada por el flagelo del coronavirus y no pueden hacer nada. Anímalos a encomendarlos a Dios, a redoblar su oración.

También ruega por el personal de hospitales y centros de salud, que están en riesgo de contagio y no cuentan con la debida protección. Por los científicos e investigadores, que puedan hallar pronto cura y vacuna. Y por las autoridades, para que establezcan medidas que en verdad ayuden a la población.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

TERCER MISTERIO. La coronación de espinas (Mt 27, 27-30)

Diálogo con Jesús:

Señor: Tú que soportaste que los soldados te humillaran y lastimaran con una corona de espinas que trenzaron una corona de espinas que trenzaron y clavaron en tu cabeza. Ruega por las familias cristianas que viven donde hay persecución religiosa, y en esta pandemia son humilladas, lastimadas y privadas del auxilio espiritual y de expresar en público su fe. Dales paciencia y perseverancia y mantén encendida en ellas la luz de la fe y de la esperanza.

El diálogo con María:

Madre: Tú que sufriste al ver a los soldados humillar y lastimar a Jesús con una corona de espinas, ruégale por la conversión de los que aprovechan la pandemia para atacar a las familias cristinas, privándolas de atención médica y espiritual, sobre todo en países donde hay persecución religiosa.

En especial te encomendamos a los ancianos, que son los más afectados. Que en el Señor y en ti hallen su fortaleza.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

CUARTO MISTERIO. Jesús carga la cruz camino del Calvario (Jn 19,16)

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti que aceptaste cargar el pesado madero de la cruz, te pedimos por tus obispos, sacerdotes y diáconos, que llevan sobre sus hombros la pesada carga de atender a sus feligreses enfermos, a los deudos de los que fallecieron, a los que están necesitados de los Sacramentos y de consuelo. Y muchos de ellos están agotados y de otros contagiados. Ayúdalos, ahora sé Tú su Cireneo.

El diálogo con María:

Madre: Tú que acompañaste a Jesús en el camino hacia la cruz, ruega por obispos, sacerdotes y diáconos, que van cargando a la cruz de su comunidad y se sienten abrumados. Que tu Hijo los colme de su gracia para que puedan seguir adelante.

Ruégale también por quienes laboran en las iglesias, sacristanes, secretarias, personal de limpieza, y por quienes ejercen algún ministerio, sobre todo en pastoral de salud. Líbralos del contagio. Consuela a los fieles que sufren, por no poder asistir a Misa y comulgar. Pídele a tu Hijo los colme de bendiciones mediante una Comunión espiritual.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

QUINTO MISTERIO. Crucifixión y muerte de Nuestro Señor (Lc 23, 33-46)

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti que por amor a nosotros moriste en la cruz, para rescatarnos del pecado y de la muerte, te pedimos por los que han fallecido por el coronavirus, en especial, los que ya no alcanzaron a recibir los Sacramentos. Ten misericordia de ellos y recíbelos en el cielo.

El diálogo con María:

Madre: Tú que viste morir a Jesús, ruégale por quienes han fallecido, en especial por quienes no tuvieron auxilio espiritual. Tú que conoces el dolor de ver morir a un ser amado, ruega por los deudos que perdieron seres queridos, que los consuele la esperanza de reencontrarlos en el cielo.

También pídele a tu Hijo por cuantos han perdido o perderán empleo, casa, ahorros, a causa de la crisis desatada por esta pandemia. Que en Jesús, que en la cruz asumió, para redimirlos, todos nuestros dolores, pecados, sufrimientos y temores pongan su confianza y su esperanza.

Ruégale también por todos los afectados por esta pandemia porque están aislados o son discriminados. Por los trabajadores en riesgo de contagio, en especial los que atienden al público en oficinas, supermercados, reparto a domicilio, policía, limpieza. Y por los más necesitados, que no tienen medios para sobrevivir. Acógelos a Su Misericordiosa y Divina Providencia.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

Al terminar el rosario a la Virgen María repite las letanías y las oraciones finales.

MISTERIOS GLORIOSOS A LA VIRGEN MARÍA – Se rezan miércoles y domingos

PRIMER MISTERIO. La resurrección del Hijo de Dios (Lc 24, 1-8)

Inicia persignándote, seguido del acto de contrición, un Padrenuestro y un Avemaría. Se dice el número y nombre del misterio.

Diálogo con Jesús:

Señor: A ti que derrotaste la muerte con tu resurrección y nos invitas a pasar contigo la eternidad, te pedimos por los enfermos de coronavirus. Dales la salud del cuerpo, ya los que van a fallecer y a sus seres queridos, ayúdalos a no desesperar, confórtalos con la esperanza de reencontrarse en la vida eterna.

El diálogo con María:

Madre: Tú que viste cómo el llanto de los discípulos de tu Hijo se cambió en júbilo cuando resucitó, ruega por los que temen morir por coronavirus y a sus seres amados. Que los fortalezca en su fe en Jesús Resucitado.

Que los contagiados graven pongan su confianza en él y por todo los pacientes que también requieren cuidados y no han podido recibirlos; que pronto puedan ser debidamente atendidos.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

SEGUNDO MISTERIO. La ascensión del Señor a los cielos (Lc 24, 50-52; Hch 1, 6-11)

Diálogo con Jesús:

Señor: Ascendiste al cielo pero no para alejarte, sino para estar más presente, intercediendo por nosotros. Te pedimos por cuantos atienden a los pacientes, que por encima de los recursos humanos que son siempre limitados, recuerden que cuentan con tu gracia para sostenerlos y ayudarlos a superar sus humanas limitaciones, renovar sus fuerzas y seguir trabajando con amor y entusiasmo por el bien de los afectados.

El diálogo con María:

Madre: Tú que sabes que sin Jesús nada podemos hacer, ruega por quienes intentan salir por sí mismo de esta crisis, y ayúdalos a volver la mirada al cielo y a comprender que necesitan la ayuda de tu Hijo.

También por el personal de los hospitales y centros de salud, que están en riesgo de contagio y no cuentan con la debida protección. Por los científicos e investigadores, que puedan hallar pronto cura y vacuna. Y por las autoridades para que establezcan medidas que en verdad ayuden a la población.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

TERCER MISTERIO. La venida del Espíritu Santo (Hch 2, 1-4)

Diálogo con Jesús:

Señor: Cuando enviaste a tus apóstoles al Espíritu Santo, se llenaron de valor para poder salir a anunciar la Buena Nueva del Evangelio. Te rogamos que envíes Tu Espíritu a las familias para que dé a cada uno de sus miembros los dones y carismas que necesita para vivir con fe esta situación y aprovecharla para crecer en santidad y ayudar a los demás.

El diálogo con María:

Madre: Tú que estabas con los Apóstoles cuando recibieron el Espíritu Santo, pídele por las familias. Que las mantenga unidas en su amor; que las haga sensibles a las necesidades de otros, y que en este tiempo en que no podrán asistir a la iglesia, no abandonen su fe, sino aprovechen los recursos a su disposición para seguir la misa en redes, rezar el rosario, la coronilla de la Divina Misericordia, leer la Biblia y darse tiempo para orar.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

CUARTO MISTERIO. La asunción de María a los cielos (Sal 45, 10-16)

Diálogo con Jesús:

Señor: Libraste a tu Madre del pecado original y de la corrupción del sepulcro, y la llevaste junto a ti al cielo, donde está siempre intercediendo por nosotros. Escucha sus ruegos por todo tu pueblo, y en especial por obispos, sacerdotes y diáconos que en esta hora de gran necesidad, se esfuerzan por animarnos, sostenernos, y no permitir que nos falte el auxilio espiritual.

El diálogo de María:

Madre de la Iglesia, ruega por el rebaño de tu Hijo, que recurre a tu amorosa intercesión. Que obispos, sacerdotes y diáconos tengan un corazón compasivo como el suyo, y que sus ovejas no se pierdan en este tiempo en que se verán privadas de los Sacramentos, sino se mantengan unidas y fieles a tu Hijo, el Buen Pastor.

Ruégale también por quienes laboran en las iglesias: sacristanes, secretarias, personal de limpieza, y por quienes ejercen algún ministerio, sobre todo en pastoral de salud. Líbralos del contagio. Consuela a los fieles que sufren por no poder asistir a Misa y comulgar. Pídele al Señor los colme de su amor y bendiciones, mediante una Comunión espiritual.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

QUINTO MISTERIO. La coronación de María como Reina de Cielo y Tierra (Ap 11, 19-12, 2)

Diálogo con Jesús: Señor: A ti, Rey del Universo, te pedimos por intercesión de tu Madre, la Reina del Cielo, por quienes han fallecido. En especial por quienes murieron sin auxilio espiritual. Perdónales sus faltas y llévalos junto a ti a la Patria Celestial.

Diálogo con María:

Madre: Tú que estás pendiente de nuestras necesidades para interceder por nosotros desde el cielo, intercede por quienes fallecieron, sobre todo por quienes no pudieron despedirse de sus seres queridos ni recibir el auxilio espiritual. Ponlos en las manos misericordiosas de tu Hijo.

Ruégale también por todos los afectados por esta pandemia: desempleados, aislados, discriminados. Por los trabajadores en riesgo de contagio, en especial los que atienden al público en oficinas, supermercados, reparto a domicilio, policía, limpieza. Y por los más necesitados que no tienen medios para sobrevivir. Acógelos a Su Misericordiosa y Divina Providencia.

(Quien lo desee puede pedir algo en voz alta).

Rezar:

  • 1 Padrenuestro.
  • 10 Avemarías.
  • 1 Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

Se repiten las jaculatorias y se reza la oración a la Virgen de Guadalupe por el coronavirus.

Al terminar el rosario a la Virgen María repite las letanías y las oraciones finales.

Tal vez te interese:  Estas son las promesas de la Virgen para quienes rezan el Rosario