¿Qué es el Domingo de Resurrección o Fiesta de la Pascua?

Cruz Desde la Fe
Estamos de fiesta porque celebramos el acontecimiento que da fundamento a nuestra fe: la Resurrección de Jesús. | Este artículo fue escrito por el PBRO. Sergio G. Román y publicado en Desde la Fe
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¡Cristo ha resucitado! ¡Felices Pascuas! ¿Qué significan estas expresiones? Los cristianos estamos de fiesta este Domingo de Resurrección o la Fiesta de la Pascua porque celebramos el acontecimiento que da fundamento a nuestra fe: la Resurrección de Jesús.

Sin embargo, a los católicos nos hace falta una mayor conciencia de lo que celebramos.

En el contexto de la Semana Santa, la Vigilia Pascual y el Domingo de Resurrección prácticamente pasan desapercibidos.

Del sábado de Gloria al Domingo de Resurrección 

La ley del ayuno eucarístico en la Iglesia era muy rígida hasta hace unos cuantos años.

Obligaba no comer ni beber nada desde las 00:00 horas hasta el momento de comulgar.

Esta rigidez se reflejó en la cultura eucarística del pueblo católico, de tal modo que las misas siempre eran matutinas y por la tarde (como no podía haber Misa) se celebraba el Santo Rosario con bendición del Santísimo.

La Vigilia Pascual se celebra el sábado en la noche.

La Vigilia Pascual, que debería celebrarse durante la noche del sábado para amanecer domingo, se adelantó a la mañana.

Esto dio lugar al equivocado “Sábado de Gloria” que tan arraigado quedó en nuestras tradiciones. 

En torno a la “apertura de la Gloria” y a la bendición del “agua florida”, habían muchas tradiciones que aún se recuerdan entre los viejos.

Como la costumbres de bañarse y bañar a los transeúntes por las calles, para recordar el Bautismo, o irse a bañar a los famosos.

Detrás del mercado de Sonora estaban los fabricantes de “Judas” en la ciudad de México, aunque la costumbre era de toda la República, con simpáticas variantes. Al salir de la Misa de Gloria, se quemaban los “Judas”, que muchas veces estaban llenos de regalo donados por los comerciantes.

Los “Judas” podían representar a algún político o algún personaje no muy querido por el pueblo.  

Una tradición en familia puede ser decorar huevos de Pascua.

Otra costumbre bonita eran los huevos de Pascua decorados con anilina y llenos de “agua florida”, una especie de perfume que se vendía en las farmacias y que no era muy caro.

También se llenaban de confeti y se rompían al salir de la Misa.  

Tal vez te interese:  10 cosas que no sabías sobre la crucifixión de Jesús

La vida y el crecimiento

Se relacionaba la Resurrección de Cristo con la vida y el crecimiento. 

El sacerdote recorría las casas del pueblo rociando con agua bendita a sus feligreses que recibían la bendición con respeto y devoción.

A los niños se les jalaban las orejas para que crecieran.

Algunos papás tenían la bárbara costumbre de pegarles a sus hijos, medio en broma, medio en serio, con varas de membrillo para que crecieran y fueran buenos ¡Qué bueno que esa costumbre ya se olvidó!

Cuando la Vigilia Pascual, a raíz del Concilio Vaticano II, regresó a su horario lógico que es el sábado por la noche, muchas de estas costumbres se quedaron ancladas en el sábado y otras van desapareciendo.

Hacia una cultura de Pascua 

Hacia una cultura de Pascua 

Ya tenemos una cultura de Navidad, demasiado contaminada por costumbres extranjeras, pero ni modo.

En cambio, no tenemos costumbres de Pascua.

Tal parece que nuestro pueblo se queda en un eterno Viernes Santo y no pasa a la Resurrección de Cristo. 

Poco a poco se ha impuesto la costumbre de los cirios que se encienden en el Cirio Pascual, signo de la ceremonia de Vigilia Pascual.

También nos quedó la costumbre de llevar agua a bendecir para recordar el Bautismo, pero es necesario celebrar más solemnemente, a nivel popular y familiar.

La familia es la primera escuela. Foto: Cathopic

Sugerimos: 

-Bendecir nuestro hogar durante la Pascua

-Celebrar en familia el “Vía Lucis”, oración con sentido Pascual.

-Hacer representaciones de la Resurrección de Cristo o conciertos de Júbilo.

-Adornar nuestros hogar con velas, flores, mariposas (signo de resurrección), aves y además adornos que hablen de la Vida Nueva.

-Celebrar en familia una comida de Pascua todos juntos.

-Enviar mensajes de felicitación con motivo de la Pascua.

-Decorar cáscaras de huevo como adornos de Pascua. Los huevos son signos de la vida que surge, de la resurrección.

-Regalar botellitas con agua bendita adornadas con flores.

-Regalar pequeños cirios pascuales.

-Enseñar cantos a los niños, inventarles juegos, vestirlos con flores, pintarles la cara. 

-En fin, todo lo que podamos hacer relacionado con el agua, las flores, la luz, la primavera, la Vida Nueva. 

¡Felices Pascuas!