7 errores comunes al vestir al Niño Dios

Una tradición en México es la de vestir la imagen del Niño Dios en recuerdo a la Presentación del Señor.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El 2 de febrero conmemoramos el día en que la Virgen María y san José fueron al templo de Jerusalén para cumplir con el rito de purificación y presentar al Niño Jesús, como marcaba la Ley.

En México, como recuerdo de ese día, muchos fieles ‘visten’ su imagen del Niño Jesús y la llevan a la iglesia para que el sacerdote la bendiga. Cabe resaltar que esta tradición no es parte de la liturgia sino de la piedad popular. Así, los fieles muestran su cariño y devoción.

Tal vez te interese:  FOTOGALERÍA | Así es como los paisanos visten al Niño Dios por la Candelaria
Toma en cuenta estos consejos para vestir al Niño Dios el Día de la Candelaria.

Con el paso de los años, esta práctica se ha distorsionado. Ya sea por necesidad de venta o diversión, se han creado distintas opciones de vestimenta que no van de acuerdo con la tradición.

Errores comunes al vestir al Niño Dios

  1. Olvidar que no adoramos a la imagen, sino a Jesús.
  2. Caer en supersticiones. Las imágenes no sienten. No se visten porque ‘tengan frío’ o se les cambia el atuendo para que ‘no se enojen’.
  3. Gastar demasiado. No se necesita gastar mucho en la ropa.
  4. Vestirlos de personajes públicos o cualquier otra vestimenta popular que no sea la de un niño recién nacido. Por ello, los uniformes de equipos de futbol o de personajes de la cultura popular no son recomendados por la Iglesia.
  5. Vestirlo de Arcángel o de santo, porque es rebajarlo a nivel de criatura. Su imagen representa a Dios. Los ángeles quieren servirlo y los santos imitarlo, no Él a ellos.
  6. ¡Cuidado con los vestidos de ideas contrarias a la fe como la mal llamada “Santa Muerte”!
  7. Pensar que es un amuleto. No adornes su cabeza con moneditas ni le pongas un borrego dizque para tener “lana”.

Algunas opciones para vestirlo

Lo más recomendable es ponerle ropita para bebé: gorrito, chambrita y zapatitos tejidos. Si estamos interesados en buscar otras opciones procuremos que sea de alguna advocación de Cristo, por ejemplo, el Niño de las Palomitas (en recuerdo de las que José y María ofrecieron al presentarlo), de Nazareno (porque Jesucristo fue Jesús de Nazaret), de Sagrado Corazón (que nos muestra su gran amor), de Señor de la Misericordia (que nos enseña a ser misericordiosos), de Cristo Rey (para trabajar con amor por su Reino), de Cristo Sacerdote (para agradecerle que intercede por nosotros), de Buen Pastor (que nos conduce a la salvación), del venerado Niño de Atocha, etcétera.

Estas son algunas sugerencias para vestir al Niño Dios.