Migra podrá recolectar el ADN de migrantes, incluidos ciudadanos y residentes

Opositores creen que esta estrategia es una herramienta de vigilancia masiva, ya que el DHS reconoció que no será útil en las investigaciones penales
Opositores creen que esta estrategia es una herramienta de vigilancia masiva, ya que el DHS reconoció que no será útil en las investigaciones penales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El programa piloto que pretende recolectar a nivel nacional el ADN de casi todos los migrantes arrestados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) empezó a implementarse a principios del enero; sin embargo, opositores creen que esta estrategia es una herramienta de vigilancia masiva, pues ni los ciudadanos estarán a salvo de él.

A pesar de que se argumentó que recolectar el ADN, ayudaría a vincular a los migrantes con crímenes anteriores y revelar el historial de inmigración de las personas crucen la frontera.

El DHS reconoció que no podrá procesar el ADN lo suficientemente rápido como para que sea útil en las investigaciones penales en curso.

Por este motivo, opositores creen que la privacidad de los migrantes corre riesgo.

Tal vez te interese:  CBP inicia programa piloto para recolectar ADN de algunos migrantes en custodia

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) comenzó a recolectar el ADN de los migrantes en el puerto de entrada en Eagle Pass, Texas, y dentro del Sector Detroit.

Cuando el programa esté completamente implementado, se recolectará el ADN de casi todas las personas mayores de 14 años arrestadas por la CBP y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Esto incluirá a ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales.

Si las personas que se niegan a que agentes puedan recolectar el ADN, podrían ser procesadas.

De acuerdo con Immigration Impact, las implicaciones de privacidad de este nuevo programa son enormes, mientras que los beneficios para la aplicación de la ley son insignificantes.

El Departamento de Justicia estimó que más de 740 mil personas habrían estado sujetas a este programa durante el último año. Solo ICE tenía aproximadamente 41 mil migrantes bajo su custodia al 11 de enero.

El Congreso aprobó la Ley de huellas digitales de ADN en 2005. La ley otorgó al Fiscal General la autoridad para exigir la recolección de muestras de ADN de personas arrestadas o detenidas por el gobierno federal.

Desde entonces, el gobierno ha evitado extender la recolección de ADN a la mayoría de las personas detenidas bajo inmigración. Ya que razonaron que la práctica era inviable y demasiado costosa.

Recolectar el ADN es muy caro

De acuerdo con Brian Hastings, jefe de la dirección de aplicación de la ley de la Patrulla Fronteriza, dijo que este programa costará caro porque tendrán que capacitar a los agentes para recolectar el ADN de forma segura.

“Incluso una vez que se implementaron dichas políticas y procedimientos, los agentes de la Patrulla Fronteriza no están capacitados actualmente en medidas de recolección de ADN, precauciones de salud y seguridad, o el manejo apropiado de muestras de ADN para su procesamiento”, comentó Hastings.

La Patrulla Fronteriza tiene aproximadamente 20 mil agentes en el personal. Los recursos necesarios para capacitarlos y manejar adecuadamente las muestras de ADN serían excesivos.

El Departamento de Justicia estima que el programa le costará al DHS casi 14 millones de dólares  durante sus primeros tres años. Ese dinero podría utilizarse para mejorar las horrendas condiciones de las personas detenidas por CBP.

“Obligar a las personas a presentar su ADN bajo amenaza de enjuiciamiento es costoso e innecesariamente invasivo”, asegura el medio.