Trump expande el programa para acelerar deportaciones a solicitantes de asilo

Cientos de solicitantes de asilo se sometieron a la política desde que debutó en octubre como un programa piloto en el sector de El Paso
Cientos de solicitantes de asilo se sometieron a la política desde que debutó en octubre como un programa piloto en el sector de El Paso
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Lo que empezó como un programa piloto para acelerar las deportaciones de los solicitantes de asilo, se expandió para seguir con sus funciones. Así lo confirmó un portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP)

De acuerdo con CBS News, el programa denominado Prompt Asylum Claim Review (PACR), se expandió a principios de diciembre al Valle del Río Grande de Texas, un área altamente transitada y patrullada a lo largo de la frontera sur.

Tal vez te interese:  Solicitantes de asilo, de los más perjudicados por Trump

Cientos de solicitantes de asilo se sometieron a la política desde que debutó en octubre como un programa piloto en el sector de El Paso.

Hasta el momento, mil solicitantes de asilo se colocaron bajo este programa.

En octubre, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijo que era un “enfoque de todo el gobierno” acelerar el procesamiento de migrantes sujetos a una restricción de asilo, mientras les proporcionaba acceso a “protecciones y debido proceso”.

Sin embargo, abogados y defensores de migrantes aseguran que la política niega el debido proceso de los solicitantes de asilo, restringe el acceso a los abogados y asegura su deportación inmediata.

injusticias del programa para solicitantes de asilo

A principios de diciembre la American Civil Liberties Union (ACLU) y sus sucursales en Texas y Washington DC presentaron una demanda contra el programa.

Según los abogados, los migrantes sujetos a la política PACR no se colocan en el programa de Protocolos de Protección de Migrantes (MPP). Los detienen agentes de CBP y rápidamente reciben evaluaciones de “miedo a la persecución” mientras están bajo la custodia de la agencia.

De igual manera, el programa PACR no les permite a los abogados ver y hablar con sus clientes que están detenidos en las instalaciones.

Los migrantes no solo no tienen acceso a un abogado durante las entrevistas de persecución, sino que las evaluaciones bajo la iniciativa experimental también son más difíciles de aprobar.

Los defensores dijeron que algunos migrantes sujetos a la política fueron deportados dentro de las dos semanas posteriores a su detención.