Agresor del tiroteo en iglesia de Texas hizo “venganza” por no recibir dinero en el pasado

Aquel hombre que disparó a la multitud de aproximadamente 240 personas, ya había visitado la iglesia anteriores veces e incluso recibió comida
Aquel hombre que disparó a la multitud de aproximadamente 240 personas, ya había visitado la iglesia anteriores veces e incluso recibió comida
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El hombre que inició un tiroteo en una iglesia cerca de Fort Worth, Texas, y mató a dos personas, visitó la iglesia otras veces durante el año, pero se enojó cuando los funcionarios se negaron a darle dinero.

De acuerdo con AP, el ministro dijo que aquel hombre que disparó a la multitud de aproximadamente 240 personas, ya había visitado la iglesia anteriores veces e incluso recibió comida. Sin embargo, se enojó cuando no recibió dinero.

Keith Thomas Kinnunen, de 43 años, llevó una escopeta a la Iglesia de Cristo West Freeway en el área de Fort Worth. Durante los servicios dominicales abrió fuego, matando a los miembros de la iglesia Richard White y Anton “Tony” Wallace, según la policía.

Los testigos dijeron que llevaba una barba falsa, una peluca, un sombrero y un abrigo largo, lo que llamó la atención del equipo de seguridad de la iglesia.

De acuerdo con el ministro Britt Farmer, reconoció a Kinnunen después de ver una foto de él sin el disfraz.

“Lo hemos ayudado en varias ocasiones con la comida”, dijo Farmer en la entrevista. “Se enoja cuando no le damos efectivo. Ha estado aquí en múltiples ocasiones “.

Tal vez te interese:  Feligreses enfrentaron al tirador de Fort Worth

Jack Wilson, un miembro del equipo voluntario de seguridad de la iglesia, le disparó fatalmente a los pocos segundos del ataque.

Las acciones de Wilson y otros feligreses armados recibieron elogios de algunos legisladores y defensores de los derechos de las armas de Texas.

Por su parte, el presidente Donald Trump destacó el papel de los ciudadanos ante el enfrentamiento.

Si no fuera por el hecho de que había personas dentro de la iglesia que estaban armadas y eran muy competentes en el uso de sus armas, el resultado final hubiera sido catastrófico. ¡Muchísimas GRACIAS a ellos! ”, tuiteó Trump este martes.