Estudio: El trabajo y la educación están entre los desafíos de migrantes retornados a Guatemala

Cada año, se incrementa la cifra de personas retornadas a Guatemala. Algunos regresan como deportados y otras lo hacen voluntariamente.
“Hay muchísimos desafíos, desde la reinserción laboral pero también en el caso de niños y adolescentes la reinserción educativa"
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Más de 90 mil guatemaltecos fueron retornados de EE.UU. en 2019, y cada uno tiene una historia distinta.

Un estudio realizado por la Universidad Rafael Landívar revela que muchos de los migrantes consideran que, al volver a su país, regresan “otra vez a lo mismo”.

Así lo señaló Lisbeth Gramajo al presentar un estudio realizado recientemente en Guatemala, acerca de la realidad que afrontan miles de guatemaltecos retornados.

Esto después de emprender el viaje hacia Estados Unidos sin papeles.

El documento reúne historias de migrantes retornados, después de una investigación de dos años por parte del Instituto de Investigación y Proyección, sobre dinámicas territoriales, de la Universidad Rafael Landívar.

La investigación también expone los desafíos de quienes regresan a su tierra natal.

“Hay muchísimos desafíos, desde la reinserción laboral pero también en el caso de niños y adolescentes la reinserción educativa”.

“También la reintegración comunitaria, familiar, el apoyo psicosocial, una serie de desafíos que tienen que enfrentar las personas que regresan a país”, afirmó Gramajo.

Cada año, se incrementa la cifra de personas retornadas, algunas deportadas y otras que regresan voluntariamente.

La investigadora afirma que resaltan las historias de:

  • Los que detienen en las famosas redadas
  • Y de los llamados “dreamers” o “soñadores” que vuelven a un país con un contexto totalmente distinto.

“Los dreamers regresan a un país que no conocen porque se fueron siendo muy niños”.

Lisbeth Gramajo relata que:

“Entonces son jóvenes que hablan muy bien el inglés, algunos de ellos se emplean en centros de llamadas, pero (son) jóvenes que no conocen su país”.

Las historias se centran en migrantes del altiplano occidental, que es la región con mayor afluencia de deportados, según las estadísticas de la dirección general de migración y que, en 2019, superan los 90 mil.

Tal vez te interese:  El sacrificio y dolor de una migrante hispana para alcanzar el sueño americano