Día de Acción de Gracias: una fecha para todos

La tradición se remonta a los primeros colonizadores que huían de las guerras religiosas en Europa, que en 1621 decidieron celebrar una buena cosecha después de un duro invierno.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Este jueves es el Día de Acción de Gracias, o Thanksgiving, en Estados Unidos, una fecha concebida para que las personas den gracias a Dios por lo que la vida les ha dado, en condiciones mejores o peores, e independientemente de la inclinación religiosa que profesen.

El Día de Acción de Gracias es quizás el feriado más importante y reverenciado para los estadounidenses, incluso más que el día de Navidad, y las familias se reúnen para cenar, generalmente un pavo y otros manjares tradicionales.

La tradición se remonta a los primeros colonizadores que huían de las guerras religiosas en Europa, que en 1621 decidieron celebrar una buena cosecha después de un duro invierno.

Se cree que los colonizadores y los indígenas comieron muchas de las comidas que los estadounidenses consideran tradicionales actualmente para celebrar la festividad.

El primer presidente de Estados Unidos, George Washington, declaró el cuarto jueves de noviembre como el feriado oficial del Día de Acción de Gracias.

En pueblos y ciudades en todo Estados Unidos, el Día de Acción de Gracias se celebra con desfiles, actos de caridad y las tradicionales cenas en las que el pavo es el plato principal, y el presidente perdona a un pavo en la Casa Blanca.

En el plano humano, es un día en que también se refleja el amor por el prójimo. Empresas grandes y pequeñas regalan pavos a sus empleados y se organizan comedores para ofrecer comidas a los más pobres, a los desposeídos y los desamparados. Presidentes, políticos, figuras del espectáculo y los deportes donan parte de su tiempo para servir unas horas en este tipo de actividades.

Una tradición más reciente de este feriado es salir de compras al día siguiente, el llamado Viernes Negro, que inicia extraoficialmente la temporada de navidades. Las tiendas ofrecen grandes descuentos y el público sale en masa a hacer compras para la Navidad. Se considera el día de más tráfico del año.

En un país como Estados Unidos, cuya población procede de todas partes del mundo, los nuevos inmigrantes han integrado en su inmensa mayoría el Día de Acción de Gracias a su calendario y lo celebran como otros antes que ellos por generaciones.

Sus hijos, criados o o nacidos en el país, se encargarán de seguir perdurando esta festividad en los años venideros.

Lo que sucedió en la primera cena de Acción de Gracias

El tradicional pavo de la mesa del Día de Acción de Gracias actual quizá no estuvo presente en la primera cena en 1621.
El tradicional pavo de la mesa del Día de Acción de Gracias actual quizá no estuvo presente en la primera cena en 1621.

En el otoño de 1621, los peregrinos celebraron su primera cosecha exitosa disparando sus arcabuces y sus cañones en Plymouth, Massachusetts. El ruido alarmó a los ancestros de la actual Nación Wampanoag, quienes salieron a investigar.

Tal vez te interese:  Todo lo que debes saber sobre el examen para conducir en EEUU

Así es como este pueblo nativo estuvo presente en el primer Día de Acción de Gracias, dice Ramona Peters, funcionaria de preservación histórica de la tribu Mashpee Wampanoag, lo cual sugiere que las pinturas que representan a los nativos sentados frente a una cena abundante y armoniosa son básicamente una mentira.

“El pueblo Wampanoag, los hombres, no estaban muy seguros de que lo que les decían era verdad, así que permanecieron cerca de allí por varios días. Acamparon afuera”, dijo Peters. “De modo que había mucha tensión y todos esos hombres, guerreros, estaban muy cerca en el bosque en la oscuridad de la noche”.

Aunque los Wampanoag pudieron haber compartido alimentos con los peregrinos durante esta misión investigativa, también cazaron para comer.

Lo que se sirvió en el primer Día de Acción de Gracias no fue nada parecido al pavo, el puré de papas y el relleno que aparece en las mesas de la actualidad, según expertos de Plimoth Plantation, un museo histórico viviente en Plymouth, Massachusetts.

“Sabemos que había muchos pavos en la colonia de Plymouth, pero no estamos seguros de que se sirviera alguno en la cena, dijo Kate Sheehan, de Plimoth Plantation, a la Voz de América por correo electrónico.

“La probabilidad es muy grande. Pero también había mejillones, langostas y anguilas, que gustaban por igual a los ingleses y los Wampanoag”, agregó.

Plimoth Plantation trata de replicar la colonia original establecida en Plymouth por colonizadores ingleses en el siglo 17, y hace hipótesis fundamentadas sobre todo lo que pudiera haber estado en la primera mesa de acción de gracias.

“Los huertos ingleses probablemente producían coles, zanahorias, pepinos, berzas, nabos, lechugas, remolachas, espinaca, cebollas, rábanos, y especias como salvia, tomillo, perejil, mejorana, anís, hinojo y eneldo”, dijo Sheehan.

Las mujeres inglesas y Wampanoag también cultivaban frijoles, calabacines y calabazas”.

Hoy en día los nativos estadounidenses conmemoran el Día de Acción de Gracias de formas diferentes. Algunos lo consideran un día de duelo debido a la rápida colonización y desplazamiento de su pueblo. Otros se reúnen con sus familias, pero sin los peregrinos en su mente.