Niños separados de sus padres experimentaron un trauma mental severo

Niños separados de sus padres experimentaron un trauma mental severo
Los niños migrantes que fueron separados, a través de la política "tolerancia cero" de la administración Trump, experimentaron un trauma mental más severo que los que no fueron separados de sus padres.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los niños migrantes que fueron separados de sus padres por la política “tolerancia cero” experimentaron un trauma mental severo, al contrario de los menores que permanecieron con sus padres, informó el gobierno estadounidense.

Los niños separados “exhibieron más miedo, sentimientos de abandono y estrés postraumático” que los menores que no estaban separados, reveló el informe publicado por el inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), el miércoles.

Algunos niños no entendían por qué estaban siendo separados y a veces pensaban que sus padres los habían abandonado. El personal de salud mental mencionó que algunos menores expresaron dolor y confusión.

El informe detalla sobre los desafíos que enfrentan los profesionales de la salud mental que a menudo se sienten abrumados por el nivel de trauma que enfrentan los menores que se encuentran en custodia del HHS.

Hubo un aumento en el número de niños bajo la custodia del HHS

Como resultado de la política “tolerancia cero”, los menores permanecieron bajo custodia por más tiempo, lo cual excedió el número de lugares disponibles en los refugios del HSS.

La política aplicada en la frontera entre México y Estados Unidos resultó en la separación de miles de niños de sus padres. Los niños fueron colocados en refugios operados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) del HHS.

La proporción menores de 12 años se disparó cuando la política entró en vigencia, y los proveedores de salud mental dijeron que no estaban preparados.

“El personal informó sentirse desafiado a cuidar a los niños que presentaban diferentes necesidades de los adolescentes a los que generalmente servían”, añadió el informe.

Tal vez te interese:  Autoridades no pueden llevar a cabo “tolerancia cero”, reconocen funcionarios

A mayor tiempo de estadía mayor la frustración de los menores

Mientras más tiempo permanecían los niños bajo custodia de las autoridades empeoraba su salud mental.

Un médico de salud mental dijo a los investigadores que “incluso los niños que eran extrovertidos y agradables comenzaron a sentirse más frustrados y preocupados por sus casos” después de 70 días bajo custodia del HHS.

“Las estadías más largas resultaron en mayores niveles de desafío, desesperanza y frustración entre los niños, junto con más casos de autolesión” y pensamientos suicidas, según el informe.

Una niña fue violada y quedó embarazada

El informe detalla un caso en el que “un coordinador médico informó que una niña había estado en cautiverio durante meses, durante los cuales fue torturada, violada y quedó embarazada”.

El director del programa contó la historia de un niño de 7 u 8 años que fue separado de sus padre sin ninguna explicación. El niño creía que su padre había sido asesinado y pensó que él también sería asesinado. Según el director, el niño finalmente requirió atención psiquiátrica de emergencia.

“Cada niño separado se ha aterrorizado. Somos (vistos como) el enemigo ”, dijo otro director del programa en el informe, indicando que los niños separados no podían distinguir al personal de las instalaciones de los agentes de inmigración.

El personal del refugio informó que el nivel de trauma y las experiencias únicas de los niños separados hicieron que “fuera más difícil establecer relaciones terapéuticas a través de las cuales las instalaciones pudieran abordar las necesidades de salud mental de los niños”.

El informe realizó seis recomendaciones, incluyendo decirle al HHS que evalúe si debe haber un número máximo de casos para los médicos individuales, así como minimizar el tiempo que los niños permanecen bajo custodia.

El HHS y la Administración de Niños y Familias (ACF) de la agencia coincidieron con las recomendaciones.

“ACF está igualmente comprometido a proporcionar al público una contabilidad justa de las operaciones del programa ORR. Con ese fin, estamos de acuerdo con la OIG en que factores importantes más allá del control de ACF contribuyeron a los problemas identificados en este informe “, dijo la agencia en una respuesta incluida en el informe.

Con información de The Hill.