Exorcistas: los padres autorizados para expulsar el mal Exorcistas: los padres autorizados para expulsar el mal
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
Exorcistas: los padres autorizados para expulsar el mal
Desde la Fe | 22 agosto, 2019
Existen sacerdotes autorizados para expulsar el mal

Existen sacerdotes autorizados para expulsar el mal

La Pastoral de Liberación de la Arquidiócesis de México es considerada una de las más organizadas en el país.

La Pastoral de Liberación es un término relativamente nuevo, y se refiere a un conjunto de acciones que buscan atender a personas que sufren una acción extraordinaria del maligno.

El padre Barba, coordinador de los exorcistas de la Arquidiócesis de México, considera que para saber qué es la Pastoral de la Liberación, primero es necesario entender lo que no es.

“No es una acción de una persona, movimiento o grupo, sino una acción eclesial que se realiza en nombre de Jesucristo y con la autoridad de la Iglesia; tampoco consiste sólo en recitar oraciones o usar sacramentales para expulsar al demonio, sino que, al ser una pastoral, está vinculada con otras pastorales; y tampoco se le debe confundir con el Ministerio de Exorcismo, que es un acto litúrgico que sólo puede realizar el exorcista autorizado”.

En manos de expertos

En la Arquidiócesis de México existe un Colegio de Exorcistas que tiene por mandato atender a las personas que sufren afectaciones demoníacas. Cuenta con un directorio y con normas concretas para la Pastoral de Liberación y el Ministerio de Exorcismo, que establece la forma de proceder ante este tipo de situaciones.

Tal vez te interese:  Hoy conmemoramos a San Longinos

La Pastoral de Liberación tiene dos dimensiones: la preventiva y la de atención ordinaria. A través de la primera se forma a agentes de pastoral y fieles acerca de los terrenos del mal, y se atiende a las personas que se sienten confundidas o aquejadas por el demonio. La segunda dimensión está enfocada a los sacerdotes y diáconos que ayudan espiritualmente a los creyentes que, incluso sin padecer la acción extraordinaria del maligno, están sufriendo por alguna razón.

El exorcista deja en claro que esta pastoral no puede estar en manos de laicos, porque es al sacerdote a quien se le confiere la cura de las almas, por lo que lo ideal es que todos los sacerdotes conozcan los criterios básicos de discernimiento para brindar la primera ayuda a los fieles afectados.

¿Una pastoral desatendida?

En opinión del padre Barba, no es que haya en la Iglesia una falta de interés por esta pastoral, sino que anteriormente las situaciones que merecían la asistencia de un exorcista eran muy aisladas, a diferencia de lo que se vive hoy. Es por ello que diferentes diócesis en el mundo han implementado este acompañamiento.

Tal vez te interese:  San Alejandro de Sauli

Destaca, por ejemplo, los esfuerzos de la Conferencia Episcopal Italiana, la Asociación Internacional de Exorcistas y el Instituto Sacerdos para formar a los sacerdotes en la Pastoral de Liberación y el Ministerio de Exorcismo.

“Lo que ha motivado estas acciones –apunta– es esa tendencia actual a las prácticas esotéricas y ocultistas, artes obscuras, idolatría, limpias, brujería, satanismo, espiritismo, nueva era y pseudofilosofías, aunado a una crisis de fe que ha permitido al demonio realizar su acción no sólo ordinaria, sino extraordinaria en el mundo, provocando que cada vez más personas sufran males espirituales”.

Tan es así –dice el coordinador de los exorcistas– que en la actualidad la ayuda para estas personas se ha convertido en una verdadera necesidad, y si bien es cierto que en su mayoría no requieren propiamente de un exorcismo, sí necesitan ser atendidas a través de una ayuda desde una pastoral específica.

 

Comentarios

comentarios