PERSPECTIVAS | La confusión maneja la estrategia económica PERSPECTIVAS | La confusión maneja la estrategia económica
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
PERSPECTIVAS | La confusión maneja la estrategia económica
Luis Enrique Mercado | 5 agosto, 2019
AMLO_Perspectivas

Foto: @lopezobrador.org.mx

Es posible que este sexenio termine finalmente en una crisis económica como las que destruyeron el patrimonio de millones de mexicanos y los hundieron en pobreza

También en materia económica existe en este gobierno una serie de confusiones que conducen a la toma de decisiones equivocadas, a minimizar o ignorar los problemas y que pueden condenar a todo el sexenio a un bajo crecimiento y a terminar en una verdadera crisis económica.

La madre de todas las confusiones nace en el propio Presidente de la República quien presume que habrá poco crecimiento, pero mucho desarrollo; que defiende toda su estrategia económica con un peso fuerte gracias a una monstruosa tasa de interés de 8.25% y a que simplemente asegura tener otros datos mejores o más creíbles que los datos oficiales divulgados por INEGI.

La confusión sigue con el Javier Jiménez Spriu, secretario de Comunicaciones y Transportes, que como Lord Chimoltrufia declara una cosa en la mañana y la contraria en la tarde; sigue con Rocío Nahle, la secretaria de Energía, cuya mano ha propiciado que todo el sector vaya por el rumbo contrario al mundo y que esté en riesgo de perder la calificación de los bonos de Pemex.

Las cosas no paran ahí. El propio secretario de Hacienda Arturo Herrera trata de justificar el bajo crecimiento con la teoría de que la economía tiene ciclos de expansión de contracción y parece ignorar que la política pública, entre ellas la fiscal, se utilizan precisamente para fortalecer los periodos de expansión y minimizar los de contracción.

Que, además, piensa que puede resolver la parálisis económica de hoy con licitaciones del 2020.

El resultado de este maremágnum es una economía que no crece, porque 0.1% no es crecimiento; en la que la inversión viene cayendo desde octubre del año pasado, exactamente desde que se canceló el proyecto del NAIM; con sectores completos, como la minería y la construcción en depresión y con una caída en el consumo privado que no hace sino confirmar la parálisis económica.

Tal vez te interese:  PERSPECTIVAS | Banxico, con los dedos entre la puerta

La pregunta de todos es si habrá remedio.

Y sí, esto tiene remedio, siempre y cuando las decisiones tomen otro rumbo, lo cual no parece que vaya a suceder.

Hay un convencimiento de que las cosas mejorarán por el simple hecho del paso del tiempo; de que se pueden seguir tomando las mismas decisiones y que la economía florecerá solo con desearlo.

La realidad es otra.

Lo más probable es que la parálisis se convierte en recesión y que no hay reactivación porque no hay nada diferente que permita pronosticar un mejor rumbo.

Existe el riesgo de que las presiones en la inflación subyacente afecten a todo el índice de precios y que la inflación vuelve a aparecer en la vida de los mexicanos.

Es posible que, si no se modifica el rumbo, este sexenio termine finalmente en una crisis económica como las que destruyeron el patrimonio de millones de mexicanos y los hundieron en una pobreza de la que nadie ha podido sacarlos.

Hasta el próximo lunes y mientras, no deje de seguir mi página de FB, Perspectivas de Luis Enrique Mercado y en mi cuenta de Twitter @jerezano52

Comentarios

comentarios