Residentes abandonan la Torre Trump; cada vez menos quieren vivir ahí

Además de los problemas prácticos de vivir en el mismo espacio que el presidente, el residir en un edificio con el nombre de Trump es lo opuesto a lo que quiere proyectar la ciudad liberal de Nueva York.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los habitantes de la Torre Trump están cansados de compartir su casa con el presidente, pues desde que el magnate llegó al poder la tasa de ocupación bajó del 99% al 83%.

Vivir en la Torre Trump se ha vuelto difícil, pues desde 2016 el edificio fue convertido en una fortaleza, rodeado de barreras de hormigón, con las entradas principales parcialmente bloqueadas.

El acceso al edificio también es controlado, está prohibido el acceso de taxis, repartidores de comida y visitas sin registro; además, vivir en un edificio con el nombre de Trump no es del todo bien visto en la ciudad de Nueva York.

Tal vez te interese:  ¿Menos impuestos para trabajadores y empresas en EU? Detalles del plan Trump

Además de estos inconvenientes, los propietarios han tenido que enfrentar a la devaluación, pues las propiedades tuvieron que ser vendidas por un precio 20% menor  al de su costo inicial.

De las 24 mil 871 casas vendidas en Manhattan solo 57 se devaluaron; 9 de las 13 propiedades vendidas dentro de la Torre Trump registraron pérdidas importantes, detalló la empresa PropertyShark.

No sólo el espacio habitacional presenta problemas para encontrar inquilinos, el espacio comercial tiene más de 42 mil pies cuadrados libres, a pesar de que las rentas están muy por debajo del promedio, según los listados de corredores de bienes raíces en Nueva York.

Los precios antes considerados como de lujo, ahora están listados como negociables. Las encuestas de una firma de bienes raíces, muestran que los posibles inquilinos no considerarán un edificio de Trump hasta que esté fuera de la oficina oval.