Creciente número de cubanos intentan ingresar a EE.UU. a través de México Creciente número de cubanos intentan ingresar a EE.UU. a través de México
  Los Angeles CA  
  
 
contacto: +52 55 5211 5814
REDES
Creciente número de cubanos intentan ingresar a EE.UU. a través de México
Voz de América | 14/05/2019
Cubanos migrantes en MX

En esta foto del 29 de abril de 2019, migrantes cubanos son escoltados por agentes de inmigración mexicanos en Ciudad Juárez, México, al cruzar el puente internacional Paso del Norte para ser procesados como solicitantes de asilo.

El aumento en los últimos meses ha sido impulsado en parte por la disminución de las restricciones de viaje en Centroamérica y el deterioro de las condiciones de vida en Cuba.

Un número creciente de cubanos está tratando de ingresar a Estados Unidos a través de la frontera con México, aumentando en gran cantidad el número de personas que esperan en el lado mexicano durante meses para tener la oportunidad de solicitar asilo.

El aumento en los últimos meses ha sido impulsado en parte por la disminución de las restricciones de viaje en Centroamérica y el deterioro de las condiciones de vida en Cuba.

Como resultado, alrededor de 4,500 personas, la gran mayoría cubanas, se amontonan en Ciudad Juárez, frente a El Paso, Texas, mientras esperan que les llamen para sus entrevistas de asilo, una afluencia que ha aumentado las tensiones con los lugareños en algunos casos.

“Es un cuello de botella con una apertura que se está reduciendo”, dijo Enrique Valenzuela, un funcionario del estado mexicano de Chihuahua, que administra la lista de espera de Juárez. “La gente sigue viniendo”.

Durante décadas en la Guerra Fría y más allá, los cubanos intentaron llegar a EE.UU. por aire, tierra y mar, muchos de ellos cruzando las 90 millas a Florida en botes y balsas peligrosamente desvencijadas.

Sin embargo, en enero de 2017, EE.UU. pusieron fin a su política de “pies mojados, pies secos” por la cual admitía casi automáticamente a cualquier cubano que lograra llegar al suelo estadounidense. Para muchos cubanos, su mejor opción es ir a la frontera de EE.UU. y México y solicitar asilo.

Durante muchos años, los cubanos que ingresaron a través de la frontera sur generalmente volaban a Sudamérica e intentaban ingresar a EE. UU. por Laredo, Texas. Pero ahora muchos están usando una ruta relativamente nueva y más corta: vuelan a Panamá o Nicaragua, pagan a los contrabandistas para que los ayuden a llegar a la frontera de EE.UU. y buscan llegar a El Paso.

En el período de siete meses, de octubre a abril, 4.737 cubanos sin estatus legal ingresaron a EE.UU. en los cruces de la oficina de campo del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras del Paso, Texas, en comparación con 394 en los 12 meses anteriores. A lo largo de toda la frontera de EE.UU. y México, 10.910 cubanos pasaron por cruces oficiales entre octubre y abril, frente a 7.079 en los 12 meses anteriores.

Tal vez te interese:  Cada vez hay más migrantes mexicanos en USA con un título universitario

Los inmigrantes que solicitan asilo a menudo son liberados en EE.UU. mientras que sus casos se abren camino a través de los tribunales de inmigración, que pueden durar años. Pero para los cubanos, es más fácil establecerse en Estados Unidos que en otros países.

La Cuba comunista se niega a cooperar plenamente con Estados Unidos en las deportaciones, lo que significa que si los migrantes pierden sus casos de asilo, Cuba generalmente no los recibe. Estados Unidos no tiene más remedio que dejar que se queden.

Para los cubanos y otros, uno de los mayores obstáculos es simplemente tener la oportunidad de solicitar asilo. Durante el último año, la administración Trump ha limitado considerablemente la cantidad de solicitudes de asilo que procesa en los cruces de tierra, lo que obliga a las personas a esperar su turno en México.

Con la tasa de procesamiento actual, la espera en Juárez es ahora de hasta cinco meses, en comparación con solo unos pocos días en febrero.

Panamá se dio a conocer en los últimos años como una fuente de visas relativamente fácil para los cubanos que podían argumentar convincentemente que solo querían comprar y volver a vender productos en Cuba. Panamá tiene una zona de libre comercio donde los cubanos compran todo, desde champú a aires acondicionados y motocicletas eléctricas.

Además, en octubre, Panamá comenzó a emitir tarjetas de turista de 20 dólares para empresarios cubanos y algunos otros, reemplazando un proceso más largo y difícil que a menudo terminaba en rechazo.

En enero, Nicaragua hizo más rápido y más fácil para los cubanos obtener una visa en La Habana al eliminar el requisito de que las solicitudes sean aprobadas en la capital de Nicaragua.

Mientras tanto, una caída en la ayuda venezolana y el endurecimiento del embargo comercial de Estados Unidos contra Cuba han creado escasez de alimentos y una sensación de crisis en la isla. Los jóvenes en particular se están alineando fuera de cualquier embajada que les otorgue una visa.

Los amigos le dijeron a Yaneisi Hernández de La Habana que Juárez era más seguro que otros cruces de Texas, que tenía una red sólida de grupos caritativos y, lo más importante, que la espera para solicitar asilo en Estados Unidos era relativamente corta. Después de volar a Nicaragua y pagarle a un contrabandista para llegar a la frontera de Estados Unidos en autobús, taxi, a pie y a caballo, se sintió decepcionada al encontrar 3.500 nombres antes que el suyo.

“Ni siquiera puedo pensar en trabajar aquí porque podría ser deportado”, dijo Hernández, de 39 años, después de pasar su primera noche en Juárez durmiendo con otros cubanos en un área con césped afuera de la oficina del gobierno donde a los solicitantes de asilo se les asignan números mientras esperan.

Los cubanos que llegaron a Juárez el mes pasado dijeron que pagaron a los contrabandistas aproximadamente 2.000 dólares para llegar a la frontera de Estados Unidos, más entre 150 a 400 dólares en la ciudad de Tapachula, en el sur de México, para que un abogado obtenga una orden judicial que les permita viajar legalmente a través de México. Esperaron cerca de tres semanas en Tapachula para obtener permiso legal para permanecer en México.

La oleada de cubanos ha sido tan grande que los restaurantes de Juárez han agregado a sus menús los favoritos cubanos como el cochinillo asado y los frijoles negros con arroz.

A diferencia de los centroamericanos, muchos de los cuales huyen de la extrema pobreza y llegan con poco más que la camisa en la espalda, muchos cubanos con la ayuda de familiares en Estados Unidos pueden pagar un hotel barato o una habitación alquilada si los refugios para migrantes no tienen espacio. Ellos compran teléfonos celulares para su corto tiempo en México, que utilizan para consultar un grupo de Facebook que ofrece actualizaciones dos veces al día en la lista de espera. Los hombres cubanos se distinguen por sus impecables zapatillas de deporte, ropa deportiva y gafas tipo aviador.

Algunos residentes de Juárez son recelosos.

La Casa del Migrante, que alberga a hasta 1.000 personas en su refugio, prohibió a los cubanos a principios de este año porque no se mezclaron bien con los centroamericanos y no siguieron las reglas, dijo la gerente Blanca Rivera.

Tal vez te interese:  La guía paso a paso para corregir tu acta de nacimiento estadounidense

“No les gustaba nuestra comida”, dijo. “Hay que hacer excepciones para ellos. Quieren arroz, sándwiches de carne, quieren pizza … Esa actitud no es bienvenida en los refugios para migrantes”.

Algunos cubanos también se están desanimando de Juárez.

Unos 10 cubanos que buscaban asilo se reunieron cerca de un banco para cargar teléfonos el viernes por la noche en el aeropuerto de El Paso para esperar un vuelo de las 6 a.m. a Miami. Después de volar a Panamá y llegar a Juárez a principios de febrero, Arnoldo García, un electricista de La Habana, dijo que esperó solo dos días para solicitar asilo en El Paso.

Después de unos dos meses de detención en EE.UU., García, de 47 años, fue puesto en libertad con una hoja de cita para los funcionarios de inmigración en Miami. Dijo que no recomendaría a Juárez a nadie que contemple el viaje.

“Hay demasiada gente”, dijo. “Se ha vuelto mucho más complicado”.

Comentarios

comentarios