INM detuvo a migrantes en Chiapas por negarse a ser registrados: Olga Sánchez

Durante la conferencia se mencionó el derecho de las personas a una migración segura, ordenada y regular, la relación entre México y Estados Unidos y la política migratoria de México en contraste con la de Estados Unidos. 
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los 300 migrantes centroamericanos detenidos este lunes de forma violenta en Chiapas por autoridades mexicanas, eran personas que se negaron a registrarse ante el Instituto Nacional de Migración (INM); además, el gobierno negó haber separado a menores de sus padres.

 

A través de una conferencia de prensa, (realizada por los titulares del INM, Segob y SRE) Olga Sánchez, secretaria de Gobernación, aseguró que los agentes migratorios mexicanos fueron agredidos al solicitar a los integrantes de la caravana migrante que se registraran, fue por esto el operativo en Chiapas se tornó violento.

La funcionaria reconoció que el fenómeno de la migración centroamericana y de otros países no es causado por México, pero estamos decididos a ser parte de su atención.

Sánchez Córdero, afirmó que desde diciembre la migración ha crecido de manera inusual, no sólo desde Centroamérica, sino también de África y Asia.

Tal vez te interese:  Detienen a unos 300 migrantes en redada en Chiapas

En tanto, Tonatiuh Guillén, titular del Instituto Nacional de Migración (INM), dijo que los migrantes “son personas que fueron objetos de atención, a todos se les ofreció regular su estancia por medio de la Tarjeta de Visitante Regional. Hubo por un grupo agresiones y por ello se solicitó apoyo de la Policía Federal que terminó en el aseguramiento de 371 personas”.

En la conferencia también se aseguró que el gobierno de Chiapas les ofreció a los migrantes el ingreso a un albergue, servicios médicos y comida, ofrecimiento que las personas rechazaron. También se negó que se haya dado la separación de familias.

Adicionalmente, los funcionarios mencionaron el Tratado de Marrakech y aseguraron que la migración debe ser segura, ordenada y regular. Sin embargo, recordaron que el tratado no menciona en ningún momento el libre tránsito.

En su discurso, reconocieron el derecho de las personas a la migración, sin embargo, resaltan que todas las personas que ingresen al país tienen la obligación de respetar las leyes de México.

Cuestionado por los medios, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró que la política migratoria mexicana no va a cambiar.

Ebrard afirmó que la relación entre México y Estados Unidos sigue sana, y muestra de ello es que en el primer bimestre hubo un intercambio económico por 97 mil millones de dólares, lo que convierte a nuestro país en el primer socio comercial de la Unión Americana.